Publicado el

Importancia de los alimentos biológicos

Importancia de los alimentos biológicos

La importancia de los alimentos biológicos, orgánicos o ecológicos, implica evitar recurrir, en su producción, al uso de sustancias químicas tales como pesticidas, herbicidas, plaguicidas u antibióticos que pueden resultar tóxicos; en su lugar, se recurre a sustancias naturales que son respetuosos de nuestra fisiología y del medio ambiente.

También es importante el diseño de los espacios productivos procurando conservar la biodiversidad y evitando esa especialización productiva que uniforma los paisajes predisponiéndolos a la pérdida de sus equilibrios naturales y controles espontáneos; en la naturaleza, cuando hay diversidad, cada especie tiene su predador o un límite natural, en cambio, cuando predominan los monocultivos, una plaga puede volverse dominante con facilidad y es necesario controlarla con sustancias tóxicas que, de una u otra manera, se incorporan a las cadenas tróficas y terminan en nuestro plato.

Agricultura industrial versus alimentos biológicos

Otro aspecto a resaltar sobre la importancia de los alimentos biológicos es que para producirlos se evita el uso de organismos modificados genéticamente (OGMs), más conocidos como transgénicos y en torno a los cuales se abren intensos debates en la comunidad científica; lo cierto es que, a la inversa de lo que era su promesa inicial, estos conllevan un mayor uso de sustancias tóxicas -como el glifosato-, exigen cultivos intensivos que han provocado desmontes desproporcionados y su consumo se ha visto asociado a alergias, trastornos inmunitarios y es potencialmente cancerígeno.

Además de no contener pesticidas ni OGMs, los alimentos orgánicos aportan más nutrientes. Si tomamos como ejemplo los tomates, los diferentes indicadores señalan que pueden tener unas cinco veces más calcio, incluso más de diez veces el aporte de magnesio y casi dos mil veces la cantidad de hierro -que en los convencionales puede ser casi inexistente-. En las lechugas el calcio puede multiplicarse más de cuatro veces, cifras similares para el magnesio y, al igual que en el ejemplo anterior, la diferencia de hierro es muy significativa llegando a ser unas cincuenta veces más.

En los alimentos de origen animal también ocurre lo mismo. Son notables las diferencias nutricionales entre un huevo puesto por una “gallina feliz” que corre por el campo, pololea con el gallo y come lo que le es natural y aquellas que están hacinadas en una jaula, nunca ven un gallo y se alimentan de un polvo balanceado. Un estudio realizado en el 2007 verificó estos valores y encontraron que los huevos orgánicos tienen 1/3 menos colesterol y 1/4 menos de grasa saturada, así mismo tienen 2/3 más vitamina A, dos veces más ácidos grasos Omega 3, el triple de vitamina E y siete veces más betacaroteno. ¡Todo a favor de los huevos de “gallinas felices”!!

Curarnos con alimentos biológicos

En cualquier caso, a medida que nos alejamos de los alimentos biológicos y su cuidadosa producción, el medio ambiente se resiente y, por sobre todas las cosas, nuestra salud y bienestar depende de la integridad de la naturaleza, del aire puro, del agua limpia y de los suelos vivos, ¡nuestros alimentos primarios!; si esto no ocurre, todas nuestras buenas intenciones perderán fuerza como una semilla que no alcanza su potencial en una tierra que no es fértil. Lo que es bueno para nosotros, es bueno para la tierra y lo que es bueno para la tierra, es bueno para nosotros; esta es una lógica consistente que emerge con contundencia de la observación de la naturaleza y que debería ser la guía para la construcción de una civilización basada en el cuidado.

Y realmente no es tan complicado volver a una alimentación biológica, al menos en alguna medida, aunque en el mundo de hoy, confundidos en una Babel de conocimientos, nos olvidamos que esto es lo que simplemente nuestros abuelos llamaban comida. Y si a ello le sumamos nuestra mayor voluntad de volver un poco más a la cocina como en aquellos tiempos, mucho mejor.

No hay un solo enfoque en la medicina natural para promover la salud o hacerle frente a la enfermedad pero la importancia de los alimentos biológicos es una constante. Incluso entre ellos hay contradicciones notables que muchos lectores siempre me harán notar y son un estímulo para seguir investigando potencialidades; sin embargo, lo que debemos comprender por sobre todas las cosas, que el secreto detrás de todos los secretos, es vivir en un equilibrio con la naturaleza.

Debemos volvernos observadores y, en función de nuestro escenario, aspiraciones y posibilidades, ir tomando decisiones acordes a este objetivo; hay patrones comunes que son inapelables y hay otros aspectos del guion cuyos factores y proporciones pueden reordenarse. Pero siento que el mayor esfuerzo por elegir alimentos biológicos, impulsar su producción y consumo, constituye una visión orientadora en el corazón de una estrategia de salud para nosotros, para la sociedad y para el planeta.

Hoy que hablamos tanto de ALIMENTACIÓN CONSCIENTE, para profundizar en ese camino podemos remitirnos a una enseñanza de George Ohsawa que invitaba a los practicantes de la alimentación macrobiótica a hacer el ejercicio reflexivo de discernir en cada caso por qué se come: ¿Para crecer? ¿Por placer? ¿Para curarse? ¿Para evolucionar espiritualmente?… En este camino hacia la alimentación consciente, lo más importante no es si somos veganos o higienistas, si comemos carne o no lo hacemos, sino que nuestras elecciones sean permanentemente reflexivas y que nos permitan ir tomando decisiones para que cada uno de nuestros alimentos y hábitos de vida sean una contribución que aporte un granito de arena para mejorar nuestra salud y que sumen para crear un mundo mejor.

CONSCIENTE es estar lúcido para darnos cuenta que una buena respuesta no necesariamente lo es siempre o en diferentes escenarios; es una forma de estar vivos, de poder trascender el condicionamiento y la creencia que nos cristaliza.

Y tomar decisiones en virtud de la verdadera inteligencia que nace de un estado de comunión y sensibilidad con la vida. Optar por alimentos biológicos siempre que nos sea posible, producirlos aunque sea en una maceta, un balcón o un pequeño patio, o tener disposición a pagar un poquito más para cuidarnos y premiar al que lo produjo con una cuota de respeto adicional, es una forma práctica de abrirnos a este estado que nos guiará naturalmente al despertar de la consciencia a través de la alimentación.

En el mundo de hoy no es fácil alcanzar este objetivo de manera plena, lo realmente importante es que, desde donde estemos, demos un pasito en la dirección correcta; porque realmente, para que este cambio sea posible de manera profunda, este es el mejor ejemplo que la transformación es un camino que debemos ir transitando todos juntos.

Consejos para no desanimarse

No se trata de abordar la cuestión en términos de “esto o lo otro” o de “todo o nada”, tal vez el camino viable para la mayoría de nosotros es ir dando pasos pequeños pero firmes en la dirección correcta. A veces, en un almacén naturista, podremos acceder a un producto orgánico; otras veces lo buscaremos y no lo hallaremos o nos desalentará su precio, pero no demos por supuesta esa creencia que dice que “lo orgánico siempre es más caro” y permanezcamos atentos a las oportunidades.

Algunas aromáticas las podemos plantar en macetas; por ejemplo, menta, perejil o melisa no necesitan mucho sol e incluso las podemos producir en la cocina. Otras como albahaca, ajo, anís, comino, hinojo, orégano, tomillo o romero, requieren más sol y será mejor tenerlas afuera, en el balcón si vivimos en un departamento o sobre ventanas muy soleadas.

Pimiento, ajo, tomate, rúcula o lechuga son ejemplos muy buenos de hortalizas cuya producción podemos abordar en pequeños espacios y hacer una gran diferencia en nuestras vidas.

No importa si es mucho o es poco, importa que nuestro cuerpo vuelva a tomar contacto con alimentos vitales y, especialmente si vivimos en departamentos y grandes ciudades, que retomemos el contacto con la tierra y el proceso vital que hay detrás de la reproducción y el crecimiento de una plantita que luego será nuestro alimento.

Esto hará una diferencia en el crecimiento interior y en la toma de consciencia de la importancia de los alimentos biológicos por parte de todos los miembros de la familia si los involucramos en su cuidado; tengamos presente que es una parte del camino que es esencial que experimenten todos los niños, es vital para su futuro individual y colectivo.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

¿Acido fólico o folato?

¿Ácido fólico o folato?

Tanto si ya estás embarazada o estás preparándote para un buen embarazo, el ácido fólico (versión sintética de la vitamina B9) o el folato, es un aspecto a considerar con algo de atención puesto que contribuye a prevenir los defectos de nacimiento del tubo neural que pueden afectar la médula espinal (como espina bífida) o el cerebro (como la anencefalia). Para tener una idea de su impacto, convengamos que solo en Estados Unidos, este tipo de problemas afectan a unos 3,000 embarazos al año.

Idealmente hay que empezar a procurarse vitamina B9 antes de concebir, dado que los defectos del tubo neural ocurren durante una etapa muy temprana del desarrollo, aún antes de que las futuras mamás se anoticien que están embarazadas; por eso es importante que empieces a asegurarte su adecuada ingesta antes de empezar a buscar un bebé, naturalmente esto será un tema prácticamente resuelto en la mayoría de las mujeres que tienen un estilo de vida saludable.

De acuerdo a la información suministrada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), al ingerir la dosis diaria recomendada de ácido fólico desde al menos un mes antes de concebir y durante el primer trimestre del embarazo, el riesgo que el bebé tenga defectos del tubo neural se reducen hasta 70 por ciento; incluso, de acuerdo a los indicios determinados por varias investigaciones, el correcto suministro de esta vitamina contribuiría a reducir el riesgo de otros defectos como labio leporino, fisura palatina y problemas del corazón, así como, ahora en el caso de la madre, reducir tu riesgo de desarrollar preeclampsia.

Aunque en general los términos folato y ácido fólico se utilizan indistintamente, no son exactamente lo mismo, tal como sugerimos anteriormente. Aunque hay algunas controversias sin resolver de manera definitiva, realmente lo que necesita el cuerpo es la forma natural de vitamina B9, es decir el folato. Diferentes investigaciones sugieren la superioridad -como era de esperar- del folato, incluso algunas afirman que el ácido fólico es innecesario y hasta contraproducente. Por estos motivos, el folato es la presentación en la que nosotros enfatizaremos dejando como último recurso complementario el ácido fólico cuando las instancias de obtenerlo naturalmente se agoten y el médico así lo prescriba.

A diferencia de los folatos naturales (que se metabolizan directamente por el intestino delgado), el ácido fólico no se metaboliza tan fácilmente como los folatos y requiere la intervención de una enzima específica denominada “la dihidrofolato reductasa” o DHFR, que es relativamente rara en nuestro organismo; por esta razón, si una mujer en edad fértil consume grandes cantidades de la versión sintética a través de vitaminas y otros alimentos fortificados, el organismo no lo procesará con facilidad y se elevarán los niveles de ácido fólico sin metabolizar en el torrente sanguíneo. Por esta razón consideramos esencial enfatizar en los alimentos saludables que lo contienen, ser cuidadosos con el uso de alimentos fortificados -los cuales suelen tener otros vicios de la industrialización alimentaria- y dejar el ácido fólico como un complemento secundario para cuando se considera absolutamente necesario y en cantidades controladas; de esta manera, optimizamos los beneficios y minimizamos los efectos secundarios.

Posteriormente, cuando la gente (en particular las mujeres de edad fértil) consumen grandes cantidades de ácido fólico a través de vitaminas y otros alimentos fortificados, el cuerpo no puede descomponerlo fácilmente y niveles elevados de ácido fólico sin metabolizar, entran en última instancia en el torrente sanguíneo.1

Entre los problemas que puede causar una ingesta excesiva de ácido fólico sintético, citemos:2

  • Puede enmascarar una deficiencia de vitamina B12
  • Falta de concentración y anemia
  • Epilepsia
  • Cambios en la líbido
  • Dificultad para dormir
  • Inestabilidad emocional
  • Progresión de lesiones neoplásicas

Sin embargo la vitamina B9 natural o folato, además de no tener estos inconvenientes potenciales tiene otros beneficios adicionales para el bebé, la mamá y cualquiera de nosotros, tales como:3

  • Neutralización de la homocisteína, la cual predispone a aterosclerosis, enfermedad cardiovascular y procesos inflamatorios.
  • Mejora la movilidad de los espermatozoides, la estructura del cromosoma y la fertilidad. ¡Mamá y papá deben asegurarse juntos el folato cuando empiezan a buscar al sucesor de la corona!
  • Brinda protección de los accidentes cerebrovasculares
  • Brinda apoyo neurológico, especialmente entre los ancianos que, cuando tienen altos niveles de folato, padecen menos enfermedades seniles.
  • Reduce el riesgo de degeneración macular.
Fuentes de FOLATO
FuentePorciónCantidad aproximadaDDR%
Lentejas1 taza358mcg90%
Garbanzos1 taza282mcg71%
Espinacas1 taza263mcg65%
Espárragos1 taza262mcg65%
Repollo1 taza177mcg44%
Papaya1 papaya115mcg29%
Palta1 taza110mcg28%
Brócoli1 taza103mcg26%
Brotes de mostaza1 taza103mcg26%
Lechuga romana1 taza76mcg19%
Girasol¼ de taza88mcg22%
Naranja1 naranja50mcg10%

Para prevenir defectos de nacimiento es necesario consumir entre 400 y 600mcg diarios, por lo cual un suplemento puede ser necesario; los suplementos de folato no son tan comunes como los de ácido fólico e incluso en algunas regiones puede ser complicado conseguirlo; aún así, allí donde estén disponibles, es importante saber que la desventaja del folato es que se absorbe con mayor dificultad y se suele recomendar ingerir entre 800 y 1200mcg para compensar esta cuestión.

¡No te quedes con las ganas!

Profundiza tu saber

Pablo de la Iglesia

1 POWERS, H. J. Folic acid under scrutiny. Br J Nutr. 2007 Oct;98(4):665-6. Epub Agosto del 2007.

2 REYNOLDS, E. H. Benefits and risks of folic acid to the nervous system. http://jnnp.bmj.com/content/72/5/567.full. British Medical Journal(2002)

3 GROUP, Edward. 9 Increíbles Beneficios del Folato. http://bit.ly/2j8AFb0 Global Healing Center (Abril del 2016)

Publicado el

Agua pranizada

Agua pranizada

El agua pranizada es un poderoso elemento de sanación y curación.

Cada vez que bebes agua, puedes transformar esos instantes en un espacio meditativo en el que potencias los procesos sanadores y curativos de tu mente-cuerpo-alma; veremos como el agua pranizada puede ser ese instrumento.

Tómate esos instantes en los que bebes para reflexionar y expresar gratitud acerca del regalo del agua para la vida, mientras contemplamos a nuestra especie, a las plantas, a los animales y al planeta bendecidos con el poder regenerador del agua. Agua qué, antes de la intervención del hombre, se presenta como agua pranizada naturalmente de forma espontánea.

Piensa en su valor para tu propia vida y en la diferencia que pueden hacer en la sensación de bienestar tan solo dos o tres vasos de agua; como, sin que casi lo notemos, actúa sosteniendo nuestra salud.

¿Eres consciente del valor del agua en tu vida?

¿La utilizas como recurso terapéutico?

¿Bebes suficiente cantidad de agua para mantenerte bien?

¿Qué es el agua pranizada?

Siempre enfatizamos la importancia de la hidratación para nuestra salud y lo hemos hecho también en otros artículos que quizá desees leer:

Ahora te propongo una nueva perspectiva y te invito a que durante los próximos siete días hagas lo siguiente: bebe diariamente dos litros de agua pranizada.

Prana es la energía vital que anima el cuerpo de todo ser viviente; en términos científicos actuales le llamaríamos ionización, aunque dudo que este concepto se acerque remotamente a la intención con la que describían el prana, el ki o el chi los sabios de la antigüedad.

Para cargar el agua de prana, hay que trasegar la que vamos a beber de un recipiente a otro; de la misma forma que lo hacemos cuando queremos enfriar un líquido muy caliente.

Por ejemplo, cuando vayas a beber, trasiega el contenido de un vaso a otro siete veces y luego tómalo.

Repite el procedimiento cada vez que vayas a beber; verás como el agua pranizada obra pequeños milagros que comienzan a suceder si tan solo realizas algo tan sencillo una y otra vez.

Energía a tu alcance

No pienses de ningún modo que por su simplicidad esta sugerencia saludable no hará gran cosa por la transformación de tu vida.

La investigación ha demostrado sobradamente que el agua es un vehículo de conciencia que ve afectado por nuestra intención.

Además, basta ver en el mercado la cantidad de aparatos para ionizar el agua que hay en oferta; ningún problema con ellos, pero podemos lograr lo mismo en términos físicos con este simple procedimiento.

Aunque, honestamente pienso, que la intención que nosotros le ponemos, siempre le dará un plus que no puede darle ninguna máquina; en todo caso, no se trata de esto o lo otro, simplemente inquiere y actúa concientemente.

No necesitas creer

Al pranizar el agua le estamos devolviendo su fuerza vital y luego podemos incluso programarla con más eficiencia con pensamientos de amor, unidad o lo que tú desees; una vez realizado esto, y con una predisposición abierta de nuestra parte, la bebemos pidiéndole su bendición e invitándola a que se asimile a nuestros tejidos coloreándolos de aquello que intencionamos.

Simplemente experimenta sin expectativas. Verás una capacidad acrecentada de tu organismo liberando toxinas con mayor regularidad de deposiciones y acrecentado caudal de orina. No te asustes si experimentas una pequeña crisis curativa que se manifiesta con granos en la piel, una diarrea, dolores de cabeza o algo similar; simplemente se trata de tu cuerpo revitalizado que quiere desprenderse de las escorias que ha acumulado por el consumo de medicamentos químicos, alimentos industrializados, contaminación ambiental o una vida sedentaria.

Bebe agua pranizada, vitaliza tu vida.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Lo que define a las personas intencionales

Lo que define a las personas intencionales

«Cuando crezca quiero ser médico. Me gusta este trabajo porque sirve a la humanidad de la manera más fenomenal. Cada día será una oportunidad para aprender más sobre las enfermedades y sus curas. Me veo a mí mismo siendo tan excelente en mi trabajo que las personas me recomendarán para obtener la mejor atención médica. Ver a mi tío desfilar por el hospital con su bata blanca, estetoscopio alrededor de su cuello y con una mirada decidida en su rostro me inspiró hacia este sueño. Ver a mi papá recuperarse y ser dado de alta de la unidad de cuidados intensivos en pocos días lo selló. Por lo tanto, voy a estudiar mucho para lograr este objetivo y luego comprar una casa grande en los suburbios y vivir allí con mi hermosa, grande y feliz familia «.

Este extracto es de un ensayo que un niño escribió a los once años y, si hacemos memoria, recordaremos que esto era similar a lo que pensábamos nosotros y la mayoría de nuestros compañeros en aquellos tiempos hermosos e intensos. ¿Verdad?

Algunos querían ser contadores, maestros, soldados, ingenieros, enfermeras, chefs, futbolistas, etc. ¡Todos teníamos grandes planes para el futuro! Esa visión de uno mismo en el futuro es un ejercicio útil para los niños, solo que tiene una limitación que debe ser resuelta para que resulte más eficaz: la visualización siempre focalizaba la atención en el futuro lejano. ¿Y si también nos hubieran pedido que escribiéramos sobre nuestro futuro en los próximos cinco, dos o un año? ¿Qué hubiera sido diferente si nos hubieran motivado a crear una imagen de nosotros mismos en un año o en un período escolar? Si el tema hubiera sido, «este próximo mes» en lugar de «cuando sea mayor».

Los principales objetivos de uno mismo en los próximos diez años son emocionantes, te muestran que, de hecho, puedes crear lo que quieras en esta vida. Reviven la esperanza de un futuro muy por delante del presente, pero si no van acompañados de otros pasos más pequeños que apuntan al futuro más cercano, pierden mucho potencial en un viaje que no tiene bien definido el camino. La mayoría de esos niños que dijeron que querían convertirse en médicos, nunca lo hicieron. Todo se quedó en los cuadernos.

Hace unos días, escuché con tristeza cómo una mujer adulta que pronto iba a ser desalojada de un apartamento alquilado dijo que tenía la esperanza de una solución sobre a dónde iría a continuación. Fue justo en ese momento que me llamó la atención lo importante que es ser una persona intencional; rápidamente me di cuenta de la importancia de un plan, no solo una visualización esperanzada del futuro en los próximos cinco o diez años, sino un plan que afecta nuestras elecciones y acciones aquí y ahora.

Estos individuos, en lugar de sentarse a esperar, reúnen estratégicamente la ayuda que necesitan y la usan; no se detienen en las excusas de la larga lista de todo lo que les falta, se concentran en lo que pueden hacer y avanzan estratégicamente.

Esta es la raza de ganadores que entrenan sus emociones para seguir sus acciones y no al revés; raramente son sorprendidos y desbordados por las circunstancias, porque permanentemente las crean con su esfuerzo personal direccionado e intencionado estratégicamente en función de objetivos coherentes con su propósito.

Una persona intencional tiene planes para hoy, mañana, la semana y el mes en un esfuerzo por alcanzar su epítome en los próximos tres, cinco o diez años. No permite que la vida y sus circunstancias la tomen por sorpresa y la lleve de aquí para allá como un papel en el viento; se esfuerza por mantenerse en el asiento del conductor todos los días y se dirige a lo que ha definido conscientemente como su mejor versión.

Alégrate de los obstáculos que forjan tu carácter

Hubo una vez un rey que colocó una gran roca en medio del camino principal de entrada al reino, obstaculizando el paso. Luego se escondió para ver si alguien la retiraba.

Los comerciantes más adinerados del reino y algunos cortesanos que pasaron simplemente rodearon la roca. Muchos de ellos se quedaron un rato delante de la roca quejándose, y culparon al rey de no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo nada para retirar el obstáculo.

Entonces llegó un campesino que llevaba una carga de verduras. La dejó en el suelo y estudió la roca en el camino observándola. Intentó mover la roca empujándola y haciendo palanca con una rama de madera que encontró a un lado del camino, después de empujar y fatigarse mucho, finalmente logró apartar la roca.  Mientras recogía su carga, encontró una bolsa, justo en el lugar donde había estado la roca. La bolsa contenía una buena cantidad de monedas de oro y una nota del rey, indicando que esa era la recompensa para quien despejara el camino.

Anónimo

Esta historia nos enseña que los obstáculos están para superarlos y capitalizar las circunstancias para aprender y forjar el carácter; solamente las personas fuertes pueden liderarse y liderar al resto por un sendero evolutivo y de creciente satisfacción.

Con frecuencia, por ejemplo, nos toca permanecer en un trabajo que no nos gusta, simplemente porque paga las cuentas. Hay personas que permiten que este obstáculo defina sus vidas, se desalientan y abandonan el asiento del conductor. En cambio, otras no le dan lugar al desaliento porque comprenden que esto también forjará el carácter mientras elaboran estrategias que les permitirán dar el salto a un trabajo mejor alineado con su intención iluminada con el propósito de su corazón.

Intenciona como deseas vivir

Es posible que el permiso y la validación de otras personas no llegue nunca, por eso es mejor dárnoslo a nosotros mismos. ¿Qué pasaría si comenzaras ordenando alegría en tu día y en tu vida en general cuando te despiertas cada mañana?  Te aseguro que te enojarías con menos frecuencia y tu vida estaría mucho más animada. Sonríe intencionalmente simplemente porque tienes muchas cosas que agradecer: para empezar, estás vivo. Sonríe intencionalmente, de forma empática por supuesto, a esa persona que está siempre estresada, y observa cómo tu relación cobra un potencial más agradable.

Otra manera de intencionar prosperidad económica es dar deliberadamente a quien lo necesita incluso mientras sientes que también estás pasando por una mala racha en tu vida financiera. La ley de dar y recibir no solo no te defraudará, sino que, si lo haces incondicionalmente, un sentimiento de alegría y gratitud se apoderará de ti.

A veces nos equivocaremos, desviaremos el camino, nos saldremos del carril… ¡Esto nos pasa a todos! Pero tener propósito en la vida y dirigir nuestras acciones intencionalmente alineadas con él, nos permite volver a hacer foco rápidamente en lo que es verdaderamente importante para nosotros.

La vida es una aventura y una buena dosis de incertidumbre es inevitable; una persona intencional hace que valga la pena, minuto a minuto; seguramente llegará a lo que marcó como un epítome en su andar porque tiene una intención clara de hacia dónde va, pero lo más gratificante es el haber podido permanecer encendido y motivado durante todo el viaje.

¡No te quedes con ganas!

Profundiza tu saber


Este es el tercer artículo de una serie que comenzó con:
Vivir con propósito
10 hábitos para una vida más consciente y con propósito

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Selenio, esencial para la fertilidad

Selenio, esencial para la fertilidad

El selenio es un oligoelemento esencial para el metabolismo y la salud; su presencia en los alimentos depende en gran medida de sus niveles en el suelo y en el agua, si esta es baja los alimentos allí producidos también serán deficitarios condicionando el bienestar de la población.

El primer punto a considerar es que se trata de un mineral fundamental para la fertilidad dado que se utiliza para la creación de selenio-proteínas, las cuales protegen contra los radicales libres, contribuyendo así también a prevenir la rotura de cromosomas que pueden causar defectos de nacimiento, abortos involuntarios y preeclampsia.

La fertilidad masculina también se ve afectada sin la presencia del selenio y sus virtudes antioxidantes o neutralizadoras de los radicales libres; los espermatozoides están formados principalmente por ácidos grasos sensibles a la oxidación y el selenio y otros antioxidantes forman un escudo protector. Particularmente el selenio es esencial para el fortalecimiento de la cola del espermatozoide de la cual depende la movilidad de los mismos. Hay estudios en los que se observó que un complemento de selenio aumenta de la fecundidad entre el 17,5 y el 37,5% en hombres infértiles.

Las necesidades de selenio son muy pequeñas y estas rondan en los 55mcg, pero no por ello dejan de ser claves para prevenir procesos inflamatorios, regular la inmunidad o proteger del cáncer en todas sus expresiones; consumiéndolo en estas dosis o aún un poco más hasta 70mcg, un suplemento de selenio de calidad no tiene contraindicación ni durante el embarazo ni durante la lactancia.

Más allá de esto, los alimentos ricos en selenio son las nueces de Brasil (también conocidas como castañas de Pará o coquitos) y con dos o tres superamos las necesidades diarias; por esta razón y por su aporte calórico, se recomienda no excederse de esa cantidad. Luego mencionamos avena, nueces, semillas de calabaza, champiñones, ortiga, ajo, chía, brócoli, espinaca, repollo, sésamo, girasol y levadura de cerveza, uno de nuestros superalimentos recomendados para prepararse para ser mamá, el embarazo y la lactancia.

Para considerar a la hora de preparar el menú:1

  • Variando según la presencia en los suelos donde fue producida, solo una nuez del Brasil por día puede proporcionar unos 75mcg de selenio.
  • Media taza de champiñones aportan la tercera parte de nuestras necesidades.
  • Una taza de arroz integral suma con un 20%; el mijo y la quinoa brindan cantidades similares. ¡Y ten en cuenta que ninguno tiene gluten!
  • El 10% de nuestras necesidades se puede satisfacer con solo dos cucharadas de semillas de lino.

Pablo de la Iglesia

1 Group, Edward. Los 7 Alimentos Vegetales con Más Selenio. Global Healing Center. http://bit.ly/2klYWaO (Jul 2012)

Publicado el

10 hábitos para una vida más consciente y con propósito

10 hábitos para una vida más consciente y con propósito

Los hábitos para una vida más consciente y con propósito son acciones que responden a un patrón de comportamiento deliberadamente programado; afectan a todas las áreas de nuestras vidas y determinan cómo hacemos uso de cada día. Si están bien programados, ellos facilitan mucho el trabajo de nuestra mente automatizando procesos virtuosos.

Todos hemos experimentado buenos y malos hábitos y, con seguridad, estamos trabajando para potenciar alguno de los primeros y tratando de dejar atrás otro de los segundos. ¿O no? ¡Y seguramente hemos aprendido que no hay nada tan difícil como luchar contra uno mismo!

Un hábito, bueno o malo, ha estado contigo al menos por un tiempo y puede requerir paciencia y dedicación dejar ir algo que se ha convertido en parte de ti. Sin embargo, si queremos vivir una vida más consciente y lograr los resultados que deseamos, es preciso cultivar aquellos que sean coherentes y armoniosos con la vida que queremos y los objetivos que nos planteamos. ¿Estamos de acuerdo?

Una vida consciente e intencional es aquella en la que elegimos cuidadosamente qué hacer y cómo lo hacemos para lograr ciertos objetivos y metas; no se parece a prender la televisión para ver algo que aparezca, sino que elegimos prender la televisión para ver lo que queremos o necesitamos. ¿Vale el ejemplo?

Una vida más consciente y con propósito se articula en base a principios claramente expuestos en la pantalla de nuestra mente, los cuales nos guían hacia la mejor versión de nosotros mismos.

En el sendero de una vida más consciente y con propósito 

A continuación, se presentan una serie de hábitos que pueden ayudarnos a mantenernos en el sendero de los parámetros que hemos determinado para una vida más consciente y con propósito.

¡Chequea los sistemas!

A veces, la dificultad somos nosotros mismos y no nos damos cuenta; esto simplemente ocurre porque somos inconscientes de un comportamiento, una creencia, un pensamiento o un hábito que nos hace autosabotearnos.

Es muy importante aprender a mirar primero con atención dentro de nosotros mismos antes de buscar a alguien o a algo para cargar las culpas por cualquier cosa que no vaya bien en nuestras vidas; es mucho más eficaz buscar nuestras propias debilidades y ponernos a trabajar nuestra tierra interior para mejorarlas. De paso, esto ayudará con nuestras relaciones mientras trabajamos en nuestros objetivos personales.

La introspección eficaz es un factor crucial de la inteligencia; la psicología lo llama inteligencia intrapersonal: es decir, nuestra capacidad de comprender nuestra vida interior y la de los demás. ¡Observarnos permanentemente de forma consciente, nos ayudará a desarrollar esta valiosa habilidad para alcanzar una vida más consciente y con propósito !

Afirma tus metas

Repetir frases cortas, como un mantra, que te recuerden aquello que es verdaderamente importante para ti, te mantiene enfocado; hazlo varias veces al día, ponte un recordatorio si es necesario, y esto mantendrá tus sentidos en aquello que es significativo y te aporta valor real para una vida más consciente y con propósito.

Roy T. Bennet, un reconocido autor inspiracional, afirmó:

Cuando haces lo correcto, obtienes la sensación de paz y serenidad. Hazlo una y otra vez.

Si ya hemos realizado nuestra tarea y tenemos claro nuestro propósito y metas ecológicamente planteadas, literalmente sabemos lo que es correcto para nosotros; afirmarlo una y otra vez sintonizará nuestra mente con ello de forma poderosamente creciente.

En todas las áreas de nuestra vida, por supuesto, pero debemos trabajarlas una a una. Tomemos nuestras metas como referencia para nuestros actos y hagamos siempre lo correcto. ¡Así de simple!

Hacer siempre lo correcto en función de nuestros objetivos vitales fortalece nuestro propósito y le da sentido a las razones por las que estamos en este mundo; al final del día, más allá de los resultados, estaremos en paz y encaminados hacia una vida más consciente y con propósito.

Aprender a decir que no

¡Qué maravillosa sensación! Recuerdo que yo era una persona muy condescendiente y un día dejé de serlo. ¡Fue realmente liberador! Me encanta complacer a las personas si implica un comportamiento que también es ecológico para mí y con el tiempo he ido aprendiendo a decir que “no” con firmeza y amabilidad creciente cuando no los es.

Aprender a decir “no” a aquello que no está en sintonía con nuestros objetivos, es una de las habilidades más útiles que podemos desarrollar; por supuesto, esto incluye decir no a tus propios caprichos, a tu familia, a tus amigos y a al resto del mundo.  Hazles conocer tus rutinas y prioridades y enséñales a respetarlas.

Por supuesto, en ocasiones nuestro tiempo, escucha y energía serán valiosos y necesarios para alguien cercano y estaremos allí para ellos; hay que aprender a distinguir el trigo de la paja y acudir cuando es importante. Por lo demás, cuando alguien llegue a quejarse del clima o de la inflación cuando estés disfrutando de tu trabajo de crecimiento integral, pon los límites rápidamente con la mayor amabilidad que te sea posible.

Aprender de cada experiencia desafiante

Los desafíos preceden algunos fracasos y también nuestras mejores victorias.

… bueno, fracaso, lo que se dice fracaso, podemos conversarlo. En primer lugar, no es factible lograr absolutamente todo lo que nos proponemos; luego, hay que comprender que cuando nuestras metas valen la pena, hay que tomar riesgos y estos conllevan resultados esperados e inesperados.

Por último, un fracaso sonado de tanto en tanto nos hace bajar de los laureles y fortalecer nuestro carácter desarrollando tolerancia a la frustración para aprender a recomponernos y darle para adelante nuevamente. ¿Si o no?

Los que renuncian son más numerosos que los que fracasan.

Henry Ford

Para fracasar, primero hay que intentarlo y en el camino tener la fortaleza de no renunciar. ¡Hurra por los que fracasan y se vuelven a poner de pie!

En cualquier caso, escenario y resultado, todos conllevan el germen de grandes aprendizajes. ¡Y oportunidades para quien sabe aprovecharlos con una mente abierta!

Menos excusas y más fracasos te llevarán a la realización permanente del propósito de tu vida. ¡Así es! Los fracasos son las cicatrices de quienes tarde o temprano abrazan la victoria.

Escuchar más y hablar menos

Una de las herramientas del coaching es la escucha activa; se trata de una habilidad centrada en escuchar con atención a la persona con la que se mantiene una conversación; no se trata de estar elaborando una respuesta mientras permanecemos en silencio, sino en focalizarnos completamente en oír lo que nuestro interlocutor dice.

La mejor técnica de escucha activa es el verdadero interés; luego, podemos hacer un esfuerzo intencional para ponernos en el lugar del otro, ejercitando la empatía. Complementariamente podemos afirmar este comportamiento reforzando con expresiones breves como “bien” o “fenomenal”, que indiquen que estamos atentos; parafrasear a nuestro interlocutor o preguntar, también es un auspicio en este sentido. Siempre teniendo en cuenta el verdadero interés como punto de partida, de lo contrario es manipulación y un pase directo a una vida de insatisfacción.

Aprender a escuchar más y mejor facilita que aprendamos de los demás; obtendremos información valiosa, comprenderemos mejor a las personas y mejoraremos nuestras relaciones. Nuestras palabras ya no serán reacciones apresuradas, sino que iremos aprendiendo la importancia de tomarse tiempo para pensar antes de contestar.

Una comprensión más cabal del contenido y significado de una conversación, un debate o una discusión también es un patrimonio valioso de quien sabe escuchar activamente y esto no solo disminuye las posibilidades de un malentendido o conflicto, sino que además favorece las condiciones para buenos acuerdos de satisfacción mutua.

Mostrar aprecio genuino

La gratitud es la moneda de cambio de los prósperos del mundo y el secreto de la abundancia material y espiritual; agradecer los propios logros y crecimiento, así como la expresión genuina de los aportes de los demás, nos conduce hacia niveles crecientes de realización.

La gratitud nos enfoca en reconocer aquello que es bueno en nuestra vida y cual es el origen; nuestra atención fortalece un pensamiento y un comportamiento constructivo, mientras que nos ayuda a mantener la calma.

La investigación ha venido acumulando evidencias que los beneficios no solo son emocionales y espirituales, sino que además mejoran nuestra salud física.

Si la gratitud fuera un medicamento, sería el producto más vendido en el mundo que serviría para el mantenimiento del órgano principal en cada sistema.

Dr. P. Murali Doraiswamy

Estrés, depresión, recuperación emocional o procesos inflamatorios, son algunos de los resultados concretos en los que la ciencia médica ha acumulado evidencia de los beneficios de la gratitud para nuestra salud. ¡Y sin efectos secundarios ni contraindicaciones!

Una vida consciente e intencional, guiada plenamente por nuestro propósito, es imposible si uno es ingrato: la gratitud es la brújula que nos indica el camino correcto.

Premiarnos por el trabajo bien hecho

Darnos una gratificación para celebrar la tarea bien realizada es una forma de decirnos a nosotros mismos que la vida tiene valor aquí y ahora; parar, disfrutar y reconocer que lo hemos hecho bien nos permitirá acumular fuerzas, empoderarnos y entusiasmarnos para lo que tenemos por delante.

A propósito, ¿te has puesto a pensar lo que significa y representa el “entusiasmo”? El filósofo y ensayista José Antonio Marina se aproxima con las siguientes palabras:

“Creo, como creían los antiguos griegos, que el entusiasmo es un don del cielo, o sea, una suerte recibida que conviene proteger. La etimología de la palabra es iluminadora: en-theós. Sentirse poseído por un dios. A su vez, la palabra theós tiene su propia etimología: “lo enérgico”, “lo poderoso”. Cuando comencé mis aventuras de espeleología etimológica, me sorprendió saber que la palabra dios, antes de ser un sustantivo, fue un adjetivo: lo divino. Una propiedad maravillosa que tenían ciertas cosas. Los hindúes mantienen este significado y por eso veneran a tres millones de dioses, es decir, a tres millones de cosas divinas. ¿Cómo no va a ser divina la capacidad de una jarra para mantener el agua? ¿Cómo no va a ser divino que las cercas retengan a las ovejas? Y los hititas adoraban al dios Telepinu, la divinidad que hacía que las causas produjeran los efectos debidos. Temían que, si ese dios desapareciera, la hierba dejaría de crecer, las vacas dejarían de dar leche, y el sol no volvería de su nocturno viaje al mundo oscuro.

Y, en un artículo publicado en el año 2012 en el periódico La Vanguardia, más adelante continúa:

Nos llena de entusiasmo seguir una pista, sentir que la huella de la presa se intensifica, que estamos cerca de conseguirla, que los indicios convergen. Ya no es sólo la pisada, ni el olor, sino que hay una guedeja prendida en un espino. El espiritualísimo Platón ya dijo que el enamorado de la verdad era como un perro cazador. Y el carnalísimo san Agustín lo dijo más espiritualmente: somos como ciervos en busca de la fuente. En mi caso, mi entusiasmo se debe a que creo que he encontrado la respuesta a un problema cuya solución buscaba desde hace años. ¿Qué es la inteligencia? Las primeras respuestas dijeron que era la facultad de conocer. Pero, pronto se supo que la emoción llega donde no llega el conocimiento. “De nada vale que el entendimiento se adelante si el corazón se queda”, dijo Baltasar Gracián. Ahora, tengo la convicción de que la función principal de la inteligencia es dirigir bien el comportamiento, aprovechando adecuadamente el conocimiento y la emoción.

Cada vez que logres un objetivo, termines una tarea o tengas un día productivo según lo planeado, recompénsate con alguna especie de palmadita en la espalda. No solo te hará sentir bien, sino que, además, te mantendrá entusiasmado y motivado mientras reconoces los buenos frutos de tu dedicación.

También es una forma de animarnos a seguir cultivando buenos hábitos; haz de la celebración, aunque sea austera y pequeña, un hábito cotidiano que fortalecerá tu vida con propósito e intencionalidad.

Pantallas las justas y necesarias

Las redes sociales, la televisión y los juegos pueden ser adictivos; limita su uso a lo estrictamente necesario por tu trabajo y algo de esparcimiento si quieres, pero no permitas que te quiten energía o te evadan de lo que realmente importa en tu vida. ¡Procura ir registrando los puntos de equilibrio!

En lugar de ello, puedes cultivar la lectura; si, incluso ante una pantalla. Sin embargo, un buen libro de los de antes, te brinda una experiencia mucho más inmersiva y sin la tentación escapista de una tablet o el smarthphone; no se si es mejor o peor, pero es una experiencia diferente y eso siempre resulta enriquecedor.

Cuando lees, reafirmas que tu crecimiento personal es importante para ti; si te excusas con evasivas como que no tienes tiempo para leer, que no te gusta o que es aburrido, simplemente haces lo contrario y el mensaje que te das a ti mismo deja en claro el poco interés que pones en tu formación.

Descansar cuando es necesario

El descanso adecuado es parte de la eficiencia, la felicidad, la salud mental y el bienestar físico; tu cuerpo y tu mente necesitan descansar.

A veces le robamos horas al descanso y nos quedamos despiertos hasta tarde tratando de terminar una tarea, sin embargo, nuestra eficiencia se desmorona.

Tomarse un tiempo para descansar nos ayuda a refrescar nuestras mentes, a reponer energía y a darle tiempo a nuestro organismo para que se regenere; de este modo, cuando llegue el momento de volver a la tarea, nuestros cerebros funcionarán de manera más eficiente y productiva.

Descansar ayuda a nuestros músculos a recuperarse, reduce el estrés, nos da más energía y mejora nuestro estado de ánimo. Las plantas medicinales son grandes aliadas para mejorar nuestra calidad de descanso de forma segura; mi ebook, Plantas tranquilizantes, seguro te será de ayuda si lo necesitas.

Controlar nuestros gastos

Sin importar lo mucho o lo poco que ganemos, la buena administración es clave para la prosperidad económica; en este aspecto, las prioridades en nuestro consumo reflejan la calidad del gasto y este su aporte a nuestra realización. ¡Es una forma evolutiva de relacionarnos con el dinero! De esto depende la sensación de carencia o prosperidad que su uso y tenencia nos brinde.

Tener un presupuesto y controlar los hábitos de consumo nos ayuda a tomar consciencia en qué vale la pena gastar, que es lo que nos da satisfacción y que no.

A medida que dominamos cómo controlar nuestros hábitos de gasto, se vuelve más fácil alcanzar nuestras metas financieras; mucha gente dirá que “el dinero no hace la felicidad”, y llegado a cierto nivel de prosperidad puede ser, pero es más difícil que esta llegue si no podemos pagar el alquiler, brindar una buena educación a nuestros hijos o adquirir alimentos de calidad para cuidar nuestra salud. ¿Sí o no?

Procurar la satisfacción cómoda de nuestras necesidades básicas facilitará la realización de una vida más consciente y con propósito.

Si deseas profundizar, te recomiendo leer Vivir con propósito.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Vivir con propósito

Vivir con propósito

Vivir con propósito es la manera más eficaz de alcanzar aquello que deseas y tener éxito en lo que te propongas; sin embargo, antes que esto, vivir con propósito es la cumbre de todos los logros en sí mismo y más allá de cualquier resultado.

Esto es así porque vivir con propósito nos coloca aquí y ahora con todo el sabor de aquello que es realmente valioso en nuestras vidas; este registro permanente nos atraviesa y enciende para consumir plenamente cada instante. Nos hace disfrutar el viaje, nos mantiene atentos a las oportunidades, canaliza nuestra energía como un láser, nos alienta a mejorar nuestras habilidades y a superar nuestras debilidades.

El arte de vivir con propósito pone en evidencia la estrecha colaboración entre la mente y el corazón, desplegando ante nuestros ojos nuestro camino inevitable. Reflexionamos nuestros movimientos, la inteligencia del corazón nos dice claramente cuáles son los adecuados y todo nuestro ser se dispone para hacer aquello que está alineado con nuestro propósito. ¡Es la manifestación de una vida plena!

Ventajas de vivir con propósito

Hay que pasar de la fábrica de profesionales con títulos a seres humanos con propósito que puedan contribuir en su máxima capacidad, desde su intuición y vocación, con total libertad y oportunidad para crear el mundo que queremos.

Joanna Prieto / www.joannaprieto.com

La revelación del propósito nos induce a vivir con plena consciencia e intención en lo que hacemos; a veces es al revés y la determinación a vivir con plena consciencia e intención revela el propósito de nuestras vidas. Como sea, estas emociones, son formas muy poderosas de transitar esta vida.

Y no siempre es un evento alegre, amoroso o color de rosa. En mi camino personal, el propósito llegó a través del dolor: yo era un joven ambicioso que tenía una mirada corriente del éxito y quería dinero y poder. ¿Para qué? ¡Dinero y poder! Eso es todo, era un fin en sí mismo. Estudiaba, trabajaba y me relacionaba simplemente para tener dinero y poder. Algún día sería feliz con dinero y poder mientras sacrificaba mi presente en la carrera del conejo.

Una crisis brutal de esclerosis múltiple me dejó definitivamente fuera de esa carrera enloquecida a los 21 años. Problemas en la vista se sumaban a una hipoacusia previa que ya indicaba problemas neurológicos, dificultades para caminar, problemas cognitivos…

Toda mi energía existencial tuvo que necesariamente volcarse a sostener mis procesos vitales. Por supuesto, eso ocurrió a partir de una decisión fundamental: en medio de aquella crisis total, contra todo pronóstico y la suma de más dificultades de las que podría haber imaginado, elegí vivir.

Por aquel entonces yo estudiaba, además de derecho, comercio exterior, marketing y publicidad, Programación Neurolingüística (PNL); uno de los principios de la PNL reza:

Si haces lo que siempre haz hecho, obtendrás siempre los mismos resultados.  

Objetivamente podía observar que aquellas personas que seguían el camino convencional de la medicina, iban para atrás en la mayoría de los casos y, como no quería obtener esos pobres resultados, decidí asumir el riesgo y tomar otros caminos.

Cambié el fracaso seguro, tal como también lo venía experimentando en mi propia vida, por la incertidumbre de otro camino desconocido. Y así fue como me involucré en la medicina natural.

¡No ha sido ni fácil ni milagroso! Pero aquí estoy vivo y mucho mejor que hace más de tres décadas. Mi propósito en la vida ya no es solamente vivir (aunque de veras siento una gratitud infinita por ello y con frecuencia cotidiana no puedo creer que lo esté), sino crear salud y difundir conocimientos para que más y más gente haga lo mismo en un mundo cada vez más enfermo y dependiente de fármacos de dudosa eficacia, altamente tóxicos y con efectos iatrogénicos crecientes.

Ha sido un largo camino, desafiante, por cierto, y lleno de realizaciones propias de vivir con propósito.

Veamos, a continuación, que suele ocurrir cuando somos conscientes y vivimos intencionalmente de acuerdo a aquello que es verdaderamente importante en nuestras vidas.

Decisiones inteligentes

Cuando comenzamos a vivir con propósito, de forma natural y espontánea, comenzamos a tomar decisiones inteligentes.

¿Y qué es una decisión inteligente? Es aquella que te vuelve consciente de quién eres realmente, que te guía por los senderos que te conectan con la realización interior inmediata, que te permiten estar atento a tu horizonte mientras que disfrutas el aquí y el ahora con plenitud. Dejas de sentir que “cuando logres algo serás feliz”, simplemente porque el camino es la felicidad y sabes que te llevará por experiencias de más y más realización.

… bueno, somos humanos y a veces nos desviamos o nos salimos del sendero y nos perdemos. Al menos en mi experiencia personal ha sido así. Sin embargo, las señales y las luces que nos guían son tan fuertes y tan intensas, que rápidamente volvemos a él con mayor rapidez y habilidad creciente.

Las personas con propósito inevitablemente mantienen su intención vital a la vista y no suelen tener interés en las distracciones; cuando se presenta algo que no está en línea con su propósito vital, evitan el compromiso. El paso que tienes por delante es un atractivo demasiado fascinante como para no estar ahí; sabes que al darlo toda tu visión cobrará una nueva perspectiva y poderosos estímulos alentarán los siguientes.

Claridad de visión

Cuando te inspiras en un gran propósito, algún proyecto extraordinario, todos tus pensamientos rompen sus ataduras: tu mente trasciende sus limitaciones, tu conciencia se expande en todas direcciones y te encuentras en un mundo nuevo, grande y maravilloso. Tus fuerzas, facultades y talentos latentes cobran vida, y descubres que eres una persona mucho más grande de lo que nunca soñaste ser.

Patañjali -200 – -150 a.C.

Vivir con propósito facilita que tengamos una visión clara de aquello que de verdad importa y nos mantiene fieles a nosotros mismos. Entiendes que, con frecuencia, las cosas valiosas toman tiempo y, en tanto, disfrutas el proceso que te lleva a tu destino.

En lugar de quejarte por el esfuerzo o los sacrificios que debes hacer en el camino, expresas tu gratitud por la oportunidad de hacer lo necesario para llegar a donde pretendes ir. ¡La gratitud es la moneda de cambio de los prósperos!

Objetivos inteligentes

Todo el mundo tiene objetivos, pero la razón por la que  algunas personas tienen éxito en alcanzarlos, mientras que otras no, es que las primeras comprenden la importancia de establecer objetivos inteligentes.

Una vida con propósito te permite establecer objetivos inteligentes porque tu plan de acción está claramente determinado por lo que deseas lograr al final mientras disfrutas el camino; una forma muy práctica de hacerlo es dividir los objetivos más grandes en otros más pequeños en los que puedas trabajar a diario sin perder de vista tus metas vitales.

Te preguntas: «¿Qué pequeño paso puedo dar en este momento que me acercará hoy un poco más a mi objetivo de lo que estaba ayer?» Vivir con propósito te ayuda a darte cuenta de la importancia de los pequeños pasos que marcan una gran diferencia a largo plazo y te mantienen avanzando; esto ocurre porque estás más conectado con tu estado presente y tu estado futuro, teniendo permanentemente a la vista las referencias de tu viaje.

Vivir con propósito y enfocado en los objetivos inteligentes, también te alejan definitivamente de la sensación de impotencia, pues, sin importar que área estés trabajando, siempre encontrarás algo que hacer, por insignificante que parezca, que nos acerque un poco más a nuestras metas. ¿Si o no? El escenario de completa impotencia no existe; bueno, salvo que estés muerto, pero no lo puedo asegurar porque no recuerdo haber estado por allí.

Motivación permanente

La motivación es el motor de nuestra existencia, ella nos brinda el poder de hacer que actuemos aun cuando las probabilidades parecen estar en nuestra contra y nos ayuda a mantener el foco en las cosas importantes que tienen un impacto determinante en nuestro desarrollo, crecimiento y bienestar.

La motivación es la que nos mantiene pensando «¿Qué puedo hacer a continuación?»  «¿Cuál es la mejor manera de manejar esto?», en lugar de «Esto puede fallar, así que, ¿por qué actuar?»

Cuando uno conoce su propósito y llega a vivir intencionalmente, sabe que hasta fracasar por ello vale la pena: se capitaliza como aprendizaje y experiencia para hacerlo mejor al siguiente intento.

La motivación permanente es el fruto espontáneo de una vida con propósito; nuestra atención estará puesta en nuestras habilidades, el cambio que deseas y lo que esperas lograr; una de las principales ventajas de esta forma de vivir es que permaneces motivado para seguir moviéndote, seguir intentándolo y seguir creyendo.

Asumir riesgos

«Esto puede no resultar de la manera que estoy esperando» «Esto puede ser un riesgo demasiado grande para mí» son palabras y pensamientos que te impiden tomar grandes riesgos. ¿Y porqué nos atrae tanto tomar riesgos? Bueno, simplemente porque riesgo implica una apuesta que representa el mejor resultado potencial. Y también la posibilidad de perderlo todo o quedar en una situación más desventajosa de la que tenemos.

Creo que, en la vida, una de las distinciones más valiosas es descubrir cuando, como y porqué vale la pena tomar riesgos que tienen el potencial de cambiar nuestra vida. No digo que arriesgues tu dinero en una ficha en el casino o una partida de poker, personalmente creo que eso es una estupidez propia de gente que no asume la responsabilidad de su vida y se niega a hacerse cargo de los resultados que genera. Si un día quieres divertirte apostando, hazlo con un dinero que te sobre. ¡Y si ganas mucho mejor!

Sin embargo, la única forma de avanzar y vivir la vida que deseas, es aprendiendo a tomar riesgos.  Grande o pequeño. Se trata de ser fuerte y audaz como para asumir riesgos con inteligencia; esto implica preparación y dedicación personal para hacer nuestra jugada de la mejor manera posible.

Vivir con propósito nos ilumina el camino ayudándonos a reconocer riesgos valiosos que afectarán nuestra vida positivamente, a vivir confiando en nuestros potenciales, aprendiendo de nuestros errores y capitalizando con plenitud nuestros éxitos.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Osteoporosis y equilibrio ácido-base

Osteoporosis y equilibrio ácido base

La osteoporosis es el ejemplo más obvio y contundente del impacto negativo de una alimentación acidificante; la acidosis de los fluidos extracelulares acelera los daños catabólicos y altera los procesos de reparación anabólica de la estructura ósea.

La osteoporosis es una enfermedad en la que se experimenta una fragilidad creciente en los huesos y manifiestan una predisposición a quebrarse con facilidad, en especial los de la cadera, la columna vertebral y la muñeca.

Todos estamos predispuestos a desarrollar osteoporosis con el paso de los años, pero es más común en mujeres adultas mayores. Entre los factores de riesgo que habitualmente señala el establecimiento médico y de acuerdo a la Biblioteca Mádica de los EE UU, se incluyen:

  • Envejecimiento
  • Ser de talla pequeña y delgada
  • Antecedentes familiares de osteoporosis
  • Tomar ciertos medicamentos (corticoides, aspirinas…)
  • Ser mujer de raza blanca o asiática
  • Tener baja densidad ósea

Aquí no se señalan algunos que, desde mi punto de vista, son al menos tan importantes:

  • Sedentarismo
  • Baja exposición al sol y uso de protectores solares indiscriminadamente
  • Alimentación acidificante, qué es de lo que nos ocupamos en este trabajo

Una alimentación que se excede en el consumo de proteínas animales, harinas refinadas, azúcar, edulcorantes y fármacos, aumenta el riesgo de osteoporosis; el vínculo epidemiológico muestra una relación significativa y proporcional entre el consumo de proteínas animales y la osteoporosis.

Algunos datos que son consistentes:

  • Los estudios indican que las personas que consumen más frutas y verduras, naturalmente alcalinizantes, tienen mayor densidad mineral ósea.
  • Las fracturas óseas en los adolescentes que regularmente consumen gaseosas, los cuales son poderosos acidificantes artificiales, se multiplican entre tres y cinco veces.

Un dato a tener en cuenta para reconsiderar todas las noticias tóxicas que desvirtúan el sentido de la nutrición, es que los vegetarianos tienden a tener una orina más alcalina que la de las poblaciones que comen más carne; aunque este dato no debe tomarse como definitivo, pues los hay que adoptan este estilo de vida únicamente por razones compasivas hacia los animales dejando la salud en un segundo plano o ignorándola directamente, perimitiéndose consumir harinas refinadas, azúcar blanco y otras sustancias que claramente tienen mucho menos valor nutricional y mayor aporte tóxico que la carne que pretenden evitar.

La acidez en la orina en el caso del consumo elevado de carne proviene del metabolismo de los aminoácidos azufrados y se observa que la mayor ingesta de frutas y verduras junto a la carne permite restablecer el pH urinario; es decir, no se trata necesariamente de una cuestión de todo o nada con el consumo de carnes, más bien, para la mayoría de los occidentales se trata de reducir su consumo que es muy elevado en general y aumentar el de frutas y verduras que tiende a ser menor a los mínimos requeridos (claro está, tampoco hay inconveniente alguno en veganizar la dieta completamente, si esta es nuestra elección).

Entonces, claramente podemos decir que la ingestión de alimentos acidificantes o alcalinizantes tiene un efecto sobre los huesos, ya que el esqueleto desempeña un papel en el equilibrio ácido-base liberando calcio entre otras sustancias, cada vez que hay un exceso de ácidos.

Cuando el organismo no puede eliminar los ácidos que produce, nos enfrentamos a una sobrecarga de la acidez total (ácidos de origen alimentario y metabólico) que los órganos de drenaje no han podido evacuar (especialmente los riñones y los pulmones); si no se elimina el exceso de ácido, este se acumula año tras año en el tejido conectivo (cartílagos, grasa, moco), convirtiéndolo en un verdadero depósito de basura y provocando acidosis tisular crónica que afecta al transporte de oxígeno y los nutrientes de las células, abriendo así todas las puertas al malestar, el envejecimiento precoz y todo tipo de enfermedades.

Osteoporosis y acidez metabólica – Cómo alcalinizar tu organismo
https://www.youtube.com/watch?v=6RcUzX5ltQc

Publicado el

Beneficios de las habas

Beneficios de las HABAS

Como con la generalidad de las legumbres, tendemos a olvidar los beneficios de las habas y todo lo que pueden aportar para favorecer nuestra salud.

Las habas o habichuelas (Vicia faba), originarias de Oriente próximo y muy extendidas en el Mediterráneo; son plantas trepadoras cuyo fruto es una vaina comestible donde se encuentran dispuestas sus semillas.

Romanos y griegos eran grandes consumidores de habas y le daban usos diversos en forma cruda, para hacer pan, gachas o cocidas en sopas y guisos.

Entre los romanos era práctica habitual usarlas como lo que hoy conocemos como boleta o papeleta para votar; esta tradición ha llegado hasta hoy día donde aún se conservan tradiciones tan arraigadas como el haba escondida en el roscón de Reyes o la práctica de “contar los porotos” en juegos de cartas.

“No vale una haba”, es una frase que se utiliza mucho en España, pues en algunos tiempos eran un alimento muy barato gracias a su fácil cultivo y conservación.

En la actualidad, las habas frescas llegan al mercado en primavera, pero se pueden consumir todo el año en sus presentaciones congeladas, cocidas o secas.

Como dice el refrán, “en todas partes cuecen habas” y por algo será 🙂 ¡No te pierdas tú los beneficios de esta costumbre, cuando la interpretas literalmente, por cierto.

Variedades de habas

Los grandes productores de habas son Argelia, China, Chipre, Marruecos y España, quien es el país europeo que más las consume.

Las habas pueden clasificarse en tres grupos dependiendo del tamaño de la vaina: vaina larga, vaina intermedia y vaina enana; cada grupo con sus diferentes tipos y características.

Las variedades más cultivadas en España son:

  • Aguadulce o Sevillana.
  • Granadina.
  • Mahon blanca y morada.
  • Muchamiel.
  • Cuarentena.
  • Loreta.
  • Ramillete.

Composición nutricional

Por su contenido en aminoácidos, son excelentes para complementar la dieta de los niños en sus etapas de crecimiento, para convalecientes y deportistas.

Como en otras legumbres, son ricas en vitaminas del complejo B, en especial la B9 o folato tan importante durante el embarazo y la lactancia, y la B1 que también -además de los casos señalados anteriormente- ayuda a mejorar la resistencia al estrés.

Brinda un alto aporte de manganeso, siendo que 100 gr nos aportan hasta el 80% de las necesidades diarias de este valioso antioxidante.

Fósforo, magnesio y cobre son fundamentales para el desarrollo y preservación de la estructura ósea, el buen funcionamiento muscular y la salud del sistema nervioso; las habas nos aportan aproximadamente el 40% de las necesidades diarias de cada uno.

También aportan hierro (0,9 mg/100 g) y su absorción se ve potenciada por su contenido en vitamina C.

Beneficios de las habas

El consumo de habas es ideal para proteger y potenciar la salud del sistema nervioso. Por su contenido en tiamina favorecen la función de las células cerebrales/cognitivas; la tiamina posibilita la síntesis de acetilcolina, neurotransmisor esencial para la memoria y cuya falta se ha relacionado con el deterioro mental propio de la edad y la enfermedad de Alzheimer.

Las habas mejoran el estado de ánimo ya que aportan una gran cantidad de aminoácidos del tipo L-Dopa (dopamina) que ayudan a mejorar el bienestar emocional y reducir los trastornos depresivos.

También ayudan a conseguir el peso adecuado. Las habas son una excelente fuente de proteínas, fibra, ácidos grasos y carbohidratos de liberación lenta, un mix ideal para optimizar el metabolismo. Además, una sola porción de habas aporta menos de 200 calorías y mucha fibra, a la vez que satisface y ayuda a evitar el picoteo a deshoras.

Son una ayuda legal y natural para favorecer el mejor rendimiento deportivo. El consumo de habas frescas aporta levodopa o L-dopa (aproximadamente 100 g contienen de 50 a 100 mg de L-dopa); con esta sustancia nuestro cuerpo sintetiza dopamina, el neurotransmisor de la motivación y el bienestar emocional. Un punto adicional a considerar es el uso general de semillas para un mejor rendimiento deportivo.

La L-dopa retroalimenta el sentimiento de placer después de haber alcanzado una meta, sin embargo la dopamina actúa antes reforzando la motivación de forma proactiva y predisponiéndonos mejor a realizar determinadas actividades.

Habas en la cocina

A diferencia de otras legumbres, las habas no solo las podemos consumir cocidas como es habitual, sino también crudas cuando están verdes.

En este último caso, tengamos en cuenta que algunas personas no las toleran en crudo y su ingestión puede dar lugar a un trastorno conocido como favismo; algunas sustancias presentes en las habas crudas, como la vicina o la convicina, pueden provocar lo que se conoce como favismo en personas predispuestas.

Los síntomas del favismo son palidez, cansancio, respiración entrecortada, náuseas, dolores abdominales, fiebre, escalofríos y anemia severa por hemolisis (destrucción de los glóbulos rojos).

Las habas frescas están en su mejor punto cuando tienen un color verde pálido o blanco cremoso; las vainas deben ser crujientes y de un color verde brillante, si tienen manchas color café es señal que ha comenzado su descomposición.

Las habas frescas de tamaño pequeño -no más gruesas que un dedo-, pueden cocinarse y comerse completas; en cambio , cuando se presentan maduras y tienen vainas hasta de 30 centímetros de largo, hay que desenvainarlas antes de cocinarlas.

Si tu cultivas tus propias habas -muy fáciles para hacerlo y cuidarlas-, ten en cuenta que sus flores en decocción son diuréticas y contribuyen a aliviar dolores reumáticos.

Cazuela vegetal con habas

Ingredientes:

  • ½ kg de cebollas.
  • 1 zapallito de tronco cortado en trozos pequeños.
  • ½ calabaza sin pelar cortada en trozos grandes.
  • 2 zanahorias cortadas en trozos grandes.
  • 1 patata chica cortada en trozos grandes
  • ½ taza de habas.
  • 1 cucharada sopera de miso.
  • Hierbas aromáticas al gusto.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal marina o del Himalaya.

Preparación:

Saltear las cebollas en una cazuela con un poco de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal marina o del Himalaya, durante unos diez minutos.

Incorporar la calabaza, las papas, las zanahorias y las hierbas aromáticas. Cubrir con agua hasta un 30% de las verduras. Tapar y llevar a ebullición. Reducir el fuego al mínimo, incorporar los zapallitos de tronco y estofar durante unos veinte minutos.

Hervir las habas durante unos cinco minutos e incorporar al estofado cuando esté listo; rectificar condimentos a gusto.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

LENTEJAS, contra el cáncer y las enfermedades cardiovasculares

Lentejas contra el cáncer y las enfermedades cardiovasculares

Tienen buena fama y su aporte de oligoelementos es una razón de la eficacia de las lentejas contra el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

De origen asiático desde donde se extendieron por el mundo, disponemos de varios tipos de lentejas; entre ellas que destacan la rubia castellana que es de color verde claro y más grande que la mayoría de sus homólogas, la más común es la pardina con un tamaño más pequeño y color marrón oscuro, entre otras.

Focalicemos en los oligoelementos destacados que nos aportan estas poderosas legumbres.

Aporte de molibdeno

Cien gramos de lentejas aportan 148 mcg de molibdeno, lo cual es aproximadamente el doble de la cantidad diaria que se sugiere habitualmente; aunque las necesidades que tenemos son muy pequeñas, su aporte es fundamental por su acción catalizadora en numerosas reacciones de nuestro organismo.

¿Qué otros alimentos aportan molibdeno?

Otros alimentos saludables, además de las lentejas, que constituyen buenas fuentes de este oligoelemento son germen de trigo, alforfón o trigo sarraceno, cereales integrales en general, verduras de hoja verde, nueces de macadamia o legumbres.

¿Qué funciones tiene el molibdeno?

Este oligoelemento -llamamos así a los minerales presentes en mínimas proporciones- es fundamental para la absorción y el metabolismo del hierro; también participa en otros sistemas enzimáticos asociados al metabolismo del alcohol, las drogas, sustancias tóxicas y exceso de cobre.

El déficit de molibdeno también está asociado a problemas en el funcionamiento sexual masculino, irritabilidad o aparición de caries.

Aporte de manganeso

Cien gramos de lentejas también aportan casi la mitad del manganeso que nuestro cuerpo necesita diariamente.

¿Qué otros alimentos aportan manganeso?

Otras fuentes naturales de manganeso son vegetales de hoja verde, cereales integrales y legumbres en general, frutos secos, té, canela, cúrcuma, jengibre, pimienta negra, ananá, frambuesas, palta -o aguacate-.

Los alimentos que tienen altos niveles de ácido oxálico como repollo, batatas o boniato y espinaca como así también aquellos ricos en ácido fítico (judías, frutos secos , semillas y granos enteros) pueden impedir la absorción del manganeso, pero en menor medida.

Se aconseja por ello, cocinar esos alimentos, lo cual neutralizaría este efecto; en cuanto a las lentejas, afirmemos que su contenido en oxalato es menor y realmente no amerita preocupación; comparto esto para desmitificar supersticiones.

En todo caso, al igual que lo que ha ocurrido con el ácido fítico, se ha demonizado exageradamente al ácido oxálico. Digamos que una parte del oxalato que consumimos es descompuesto por bacterias en el intestino antes de que se pueda unir a los minerales; por supuesto, aquí es importante tener una microbiota saludable, lo cual plantea escenarios diferentes para los que comen sano y los que no lo hacen.

Una de estas bacterias es el Oxalobacter formigenes, que lo utiliza como fuente de energía y reduce la cantidad de ácido oxálico disponible.

Sin embargo, si la alimentación es inadecuada o hemos utilizado antibióticos, nuestras colonias bacterianas estarán en desequilibrio y el oxalato se vuelve potencialmente nocivo. ¿Comprendes esta lógica que se repite una y otra vez en la naturaleza?

¿Qué funciones tiene el manganeso?

Este oligoelemento es esencial para los recién nacidos contribuyendo al crecimiento y adecuada formación de huesos, tejidos, así como la coagulación de la sangre, las funciones de la insulina, la regulación y síntesis del colesterol o la activación de varias enzimas; si a la madre no le falta manganeso en su alimentación, lo aportará sin problemas a su hijo a través de la leche materna.

El manganeso es necesario para absorber las vitamina E , B1, C, biotina y colina; además hay varias enzimas que participan en el metabolismo de aminoácidos, carbohidratos y colesterol que son activadas por la presencia de manganeso.

Su carencia puede manifestarse con faneras debilitadas -lento crecimiento de las uñas, y cabello, despigmentación de este último-, malformación ósea o trastornos de la glucosa en la sangre.

Aporte de hierro

Las lentejas aportan una buena dosis de hierro: 7mg/100grs, qué está muy bien.

Si, escucharás que no se asimila tanto por la presencia de ácido fítico, pero tú ya sabes que no es así y puedes responder: “Basta de tonterías basadas en estudios de cien años”.

Hoy sabemos que aquellos experimentos se hicieron con sales sódicas de fitatos que distorsionan los resultados en relación a las sales calciomagnésicas presentes en los alimentos y que no solo no impiden la absorción de minerales sino que además el son muy valiosas para proteger nuestra salud.

Te puede interesar: ¿Es realmente peligroso el ácido fítico?

Igual tu recurrirás a variadas fuentes para acomodar una ecuación nutricional equilibrada, ¿verdad? ¡Pero que no falten lentejas!

Las lentejas en primera plana

Recientemente la que ha estado en portada es la sopa de lentejas. ¡Cómo la que hacía tu abuela! Pues sí, parece que es muy eficaz para cuidarnos el corazón y protegernos del cáncer.

Una investigación realizada por la Universidad de Rovira i Virgili (URV) de Barcelona a cargo de Christopher Papandreou, investigador en la Unidad de Nutrición Humana de la URV y Jordi Salas Salvadó, director del Área de Nutrición en el Servicio de Medicina Interna del Hospital Sant Joan de Reus, ha revelado que consumir sopa de lentejas disminuye el riesgo de desarrollar cáncer y padecer enfermedades del corazón. ¡Cómo no! Manganeso, zinc, molibdeno, fibra, ácido fítico, vitamina E…

Los resultados del estudio se obtuvieron luego de hacer seguimiento a 7212 personas diagnosticadas con un alto riesgo de enfermedad cardiovascular durante 6 años; los resultados se publicaron en The American Journal of Clinical Nutrition y mostraron que las personas que consumen más sopa de lentejas, garbanzos y frijoles tienen hasta 49% menor riesgo de desarrollar cáncer.

Así mismo, se encontró que aquellas personas que consumen sopa de lentejas habitualmente tienen un riesgo menor de mortalidad por enfermedad cardiovascular.

Ten presente que los frutos secos también son un aliado invaluable para un corazón saludable y tendrás un beneficio adicional con su consumo.

Por estas y muchas propiedades más, ¡no dejes de incorporar lentejas a tu vida!

Pablo de la Iglesia