Publicado el

Deficiencia vitamínica detrás del síndrome de piernas inquietas

Deficiencia vitamínica detrás del síndrome de piernas inquietas

No hay nada tan frustrante como el síndrome de piernas inquietas.

Arrastrarse a la cama solo para sentirse atormentado por esas sensaciones de cosquilleo, hormigueo o dolor en las piernas puede dificultar, por decir lo mínimo, que dormir bien por la noche.

Lamentablemente, durante demasiado tiempo, la causa del síndrome de las piernas inquietas ha sido mal entendida, lo que ha dejado a cualquiera que viva con la afección sufriendo sin cesar.

Afortunadamente, hay esperanza en el horizonte con investigaciones que muestran un vínculo crucial entre una deficiencia vitamínica común y un neurotransmisor que puede iniciar el ciclo de las piernas inquietas…

Señalización de dopamina y síndrome de piernas inquietas

El neurotransmisor se conoce como dopamina, es una molécula que utiliza el cerebro para enviar mensajes especializados sobre el control motor y el movimiento muscular.

La dopamina envía una «señal de apagado» que relaja los músculos de las piernas. Pero si no tiene suficiente neurotransmisor en sus células, esos «mensajes de apagado» se pierden y su «luz de encendido» sigue brillando.

Es por eso que sientes que tienes que mover las piernas continuamente o sufrir todos esos «bichos espeluznantes». Y, debido a esto, se cree que el síndrome de piernas inquietas es el resultado de problemas en las vías de dopamina del cerebro.

Entonces: ¿Cómo se ven comprometidas esas vías de dopamina debido a una deficiencia de vitaminas?

La vitamina del sol y la dopamina

Primero es importante comprender que la vitamina de la que estamos hablando aquí es la vitamina D, también conocida como «la vitamina del sol».

Y juega un papel poderoso en la regulación del desarrollo y funcionamiento de las células de su cerebro, específicamente sus neuronas dopaminérgicas.

También aumenta la cantidad de dopamina en la corteza motora de su cerebro (el área que envía esas señales de «Tengo que moverme» a sus piernas), lo que significa que podría ayudar a cambiar la señal de encendido a apagado cuando vamos a dormir.

Lo que la ciencia dice sobre esta conexión

Este es un hecho respaldado por un estudio de 2012 que encontró que las personas con niveles reducidos de vitamina D sufrían una mayor gravedad del síndrome de piernas inquietas.

Y la evidencia se acumuló aún más con la investigación de 2014 que descubrió que tomar suplementos de vitamina D mejoraba significativamente los síntomas del síndrome de piernas inquietas.

Ahora, hubo un estudio en 2018 que no pudo mostrar una mejoría en los síntomas del síndrome de piernas inquietas con suplementos de vitamina D. Sin embargo, incluso los investigadores que realizaron el estudio dijeron que sentían que los resultados habrían sido muy diferentes si les hubieran dado a los participantes niveles más altos de la vitamina o si les hubieran proporcionado suplementos durante un período más largo.

En otro estudio, los investigadores examinaron a los pacientes con síndrome de piernas inquietas que fueron tratados en el Departamento de Neurología del Primer Hospital de la Universidad Médica de Hebei entre octubre de 2019 y octubre de 2020 y los compararon con un grupo de control, vieron lo siguiente:

  • Los niveles séricos de vitamina D fueron significativamente más bajos en pacientes con síndrome de piernas inquietas que en el grupo de control sano.
  • La incidencia de niveles insuficientes de vitamina D en suero fue significativamente mayor en pacientes con síndrome de piernas inquietas que en el grupo de control sano.
  • Los niveles séricos de vitamina D fueron significativamente más bajos en pacientes (extremadamente) graves con síndrome de piernas inquietas que en pacientes con incidencia leve a moderada.

Todo esto llevó a estos investigadores a concluir que “el nivel sérico de vitamina D es generalmente más bajo en pacientes con síndrome de piernas inquietas que en personas sanas, y un nivel más bajo de vitamina D en suero está asociado con síntomas más severos, peor calidad de sueño y más depresión”.

Aumentar sus niveles de vitamina D para mejorar su calidad de sueño

Entonces, si el si el síndrome de piernas inquietas lo mantiene despierto por la noche, aumentar sus niveles de vitamina D para apoyar las vías de dopamina de su cerebro podría ayudarlo a encontrar el alivio al que había renunciado.

Las formas fáciles de elevar sus niveles de D incluyen:

  • Tomar un suplemento D3: preferentemente uno que aporte al menos 5000 UI de vitamina D3, en la forma más biodisponible conocida como colecalciferol, que es lo que su cuerpo necesita para funcionar de manera óptima.
  • Pasar más tiempo al aire libre: su cuerpo produce vitamina D de forma natural cuando su piel está expuesta a los rayos ultravioleta del sol, por lo que salir al sol de la mañana puede ayudar.
  • Comer alimentos ricos en vitamina D: Ciertos alimentos como el pescado de agua fría, los champiñones y los huevos pueden ayudar a elevar los niveles de vitamina D en la sangre .

El síndrome de piernas inquietas es más que frustrante. Pero hay alivio a la vista cuando se toman medidas para combatir la deficiencia de vitamina D.

Virginia Tims Lawson

Fuente: The vitamin deficiency behind resless legs