Publicado el

Cambia tu vida con la regla 80-20

PRINCIPIO DE PARETO: aumenta tu productividad con la regla 80-20

Aunque son muchos los factores que contribuyen a una causa, son pocos los responsables de dicho resultado. Si fuéramos capaces de identificar los elementos más productivos podríamos hacer el máximo trabajo en el menor tiempo posible. Es decir, optimizar nuestro tiempo.

¿Qué es la regla 80-20?

La regla 80-20 también es conocida como el Principio de Pareto. Se basa en el principio de que el 20% de lo que haces produce el 80% de tus resultados. Dicho de otra manera, el 80% de tus resultados son producto de sólo el 20% de tus aportes.

El principio de Pareto tiene que ver con el enfoque. Debido a que gran parte de tu producción está determinada por una cantidad relativamente pequeña de lo que haces cada día, concentrarte en las tareas más productivas dará como resultado una mayor producción.

La regla 80-20 es fruto de la mente del economista italiano Vilfredo Pareto, quien lo introdujo por primera vez en 1906. Pero es a Joseph Juran, un teórico empresarial, a quien se le atribuye el mérito de popularizar la idea y relacionarla con situaciones empresariales durante la década de 1940. Es por eso que la regla 80-20 se usa generalmente en los negocios, pero también puedes aplicarla a tus objetivos personales, financieros o incluso para aprender una nueva habilidad.

Principio de Pareto: como obtener mejores resultados con la regla 80-20.

La regla 80-20 requiere que deseches algunos mitos consagrados sobre la productividad. Primero, el mito de que todo importa por igual no es así. Derriba ese muro y prioriza. En segundo lugar, el mito de la multitarea: cuando intentas concentrarte en todo a la vez, terminas sin concentrarte realmente en nada.

La regla 80-20: se trata de concentrarse

El tiempo es la moneda de los logros, pero algunas personas parecen sacar provecho de su tiempo para obtener más logros que otras. ¿Por qué son capaces de hacer más con su tiempo que el resto de nosotros?

Con este principio aprenderemos a tomar decisiones, a concentrar nuestros esfuerzos, a enfocarnos mejor y a trabajar eficazmente.

Una razón por la que tan pocos de nosotros logramos lo que realmente queremos es que nunca dirigimos nuestro enfoque; nunca concentramos nuestro poder“. La regla 80-20 es una forma de explicar y superar este problema tan común. Cuando comprendas la respuesta a la pregunta “¿Cuál es la regla 80-20?“, comprenderás que los grandes triunfadores no tienen menos obligaciones, más ayuda de los demás o mejor suerte. Tienen más enfoque.

Gary Keller, fundador del gigante inmobiliario Keller Williams, escribió un libro sobre el principio de Pareto: “The ONE Thing” tiene que ver con cómo detener a los ladrones que te roban el tiempo y te impiden alcanzar tus sueños. “La luna es accesible si priorizas todo y pones toda tu energía en lograr lo más importante“, dice Keller. Pero, “el éxito extraordinario es secuencial, no simultáneo“.

Cómo usar la regla 80-20

No puedes usar la regla 80-20 a tu favor a menos que sepas en qué quieres concentrarte. ¿Cómo eliminas todo el ruido de fondo y te concentras en ese 20% que marcará una diferencia extraordinaria en tu vida?

Sigue esta ecuación: Propósito + Prioridad = Productividad.

Comienza con tu propósito

Tu propósito es la base de todo en tu vida o en tu negocio. Cada vez que tomes una decisión o un cambio, pregúntate: “¿Esto sirve a mi propósito?” Si no conoces tu propósito, no puedes crear metas ni tomar medidas.

Tu propósito podría ser algo como tener más tiempo con tu familia, la libertad de vivir la vida en tus propios términos o el dinero para viajar por el mundo. En los negocios, tu propósito es la visión de tu empresa. Es la razón por la que comenzaste el negocio en primer lugar. Es la diferencia que quieres hacer en el mundo.

Limita tus prioridades

Ahora es el momento de ser más específico: ¿qué te impide vivir tu propósito, ya sea en la vida o en los negocios? Tal vez necesites finalmente dar el salto y comenzar tu propio negocio. Tal vez necesites ahorrar dinero para el pago inicial de una casa. Como líder empresarial, es posible que debas encontrar o crear nuevas eficiencias o mejorar tus procesos.

  •  Escribe cinco cosas que podrías comenzar a hacer hoy para ayudarte a construir la vida extraordinaria que deseas, una en la que puedas vivir tu propósito todos los días.
  •  Luego, priorízalas según la rapidez con que lo llevarán a tu objetivo.
  •  El elemento principal, el más significativo, es tu primera prioridad.

Crea elementos de acción

Aún no has terminado. Las prioridades son buenas, pero no suficientes para cruzar la línea de meta.

  •  Necesitas crear metas INTELIGENTES: pasos que puedes tomar que sean específicos, medibles, alcanzables, realistas y anclados dentro de un marco de tiempo.
  •  Entonces debes responsabilizarte ante ellos.
  •  Estos elementos de acción específicos son el 20% real de la regla 80-20: las cosas a las que dedicarás el 20% de tu tiempo a hacer y que producirán los mejores resultados.
  •  Determina cuáles se pueden delegar e incluso automatizar.

Un ejemplo de esto es el “Dream 100“, un concepto del especialista en marketing, consultor y potencia de ventas, Chet Holmes.

  •  Crea una lista de las 100 personas principales con las que deseas trabajar o ganar como clientes y clasificalas por nivel de importancia.
  •  Luego comienza a apuntar hacia ellos, y no te detengas. Pon toda tu atención en esas 100 personas.
  •  Valdrá la pena cuando empieces a atraerlos a tu vida.

¡Enfócate y vive con pasión!

Tony Robbins

Tony Robbins es autor de los libros PODER SIN LÍMITES,
CONTROLE SU DESTINO, IMBATIBLE y LA FUERZA DE LA VIDA.

Compartir