Publicado el

MAGNESIO, fundamental para la salud

Magnesio, fundamental para la salud

La deficiencia de magnesio se asocia con trastornos fisiológicos y psicológicos porque las mitocondrias dependen del magnesio para catalizar cientos de reacciones metabólicas.

Los análisis de sangre son indicadores poco confiables de deficiencia, porque menos del 1% de todo el magnesio corporal se almacena en el torrente sanguíneo. La mayor parte se almacena en los huesos.

Durante la exposición al frío extremo, el magnesio se libera de los huesos al torrente sanguíneo para ayudar a potenciar las mitocondrias. Cuanto más frío dosifique, más magnesio necesitará.

Las dietas ricas en verduras de hoja verde ya no son suficientes para mantener niveles saludables de magnesio.

La deficiencia de magnesio afecta el metabolismo

Cada función metabólica en el cuerpo humano depende del magnesio, incluida la producción de energía, la síntesis de proteínas y la vitamina D. El magnesio es esencial para las funciones en el cerebro, el hígado, los riñones y la reparación del ADN. Las personas que son deficientes en magnesio están en mayor riesgo de diabetes, enfermedad cardiovascular, Alzheimer, trastorno de depresión mayor, y una miríada de otras enfermedades – tal vez porque el magnesio juega un papel crítico en la función de la insulina (Jahnen-Dechent 2012).

Según Castellanos-Gutiérrez “varios estudios han informado que una menor ingesta de magnesio se asocia con un mayor riesgo de resistencia a la insulina”, y “el aumento de la ingesta de magnesio se asocia con un índice de masa corporal más bajo, una circunferencia de cintura (más pequeña) y una glucosa sérica más baja”.

Dado que los efectos de la deficiencia de magnesio son tan graves, insidiosos y potencialmente mortales, uno pensaría que todos los que están remotamente preocupados por su salud y bienestar estarían ansiosos por comprender su equilibrio de magnesio. Sin embargo, todavía no existe una prueba médica confiable para medir los niveles de magnesio en el cuerpo. Alrededor del 60% del magnesio total se almacena en los huesos, y la mayor parte del resto en los músculos y otras células. Solo el 1% del magnesio total se encuentra en el torrente sanguíneo, lo que significa que las pruebas que miden las concentraciones sanguíneas son marcadores deficientes de suficiencia o deficiencia de magnesio.

Para la mayoría de las personas, mantener niveles suficientes de magnesio requiere una ingesta diaria de al menos 360 mg. Las plantas verdes y frondosas son la fuente más común, pero los cambios en las prácticas agrícolas y de la industria alimentaria han eliminado el magnesio de los alimentos que solían contener cantidades abundantes.

Como consecuencia de estos cambios en la agricultura y la dieta, la mayoría de las personas en los países occidentales e industrializados no obtienen la cantidad diaria recomendada de magnesio en sus dietas .

La grasa marrón demanda micronutrientes

El lugar de producción de energía en el cuerpo humano es una estructura subcelular llamada mitocondrias, donde se controla la oxidación de glucosa, grasa, proteína y cetonas . El magnesio juega un papel tan crítico en las mitocondrias que las concentraciones de magnesio son aproximadamente diez veces más altas dentro de las mitocondrias que en otras partes de la célula humana .

Y en ninguna parte del cuerpo las mitocondrias están más densamente empaquetadas que en la grasa marrón.

A diferencia de la grasa blanca, que existe únicamente para el almacenamiento de energía en forma de grasa, el propósito principal de la grasa marrón (también llamada tejido adiposo marrón, o BAT) es producir suficiente calor para mantener el cuerpo caliente en ambientes fríos. Cuanta más exposición al frío experimenta el cuerpo humano, más grasa marrón recluta el cuerpo.

Puede ser una sorpresa saber que más grasa marrón se asocia con una masa corporal general más magra hasta tal punto que se están realizando ensayos clínicos para explorar la posibilidad de que la grasa marrón pueda ser un tratamiento para la obesidad. Debido a que la mejor manera de reclutar nueva grasa marrón es una práctica regular de exposición deliberada al frío, es lógico pensar que las necesidades de magnesio serán mucho mayores en las personas que usan baños de hielo o practican natación en agua fría.

En un estudio ruso, la exposición a -70C durante solo 3 minutos resultó en un aumento duradero del 5% -10% en las concentraciones de magnesio en la sangre (Juravlyovaa et al. 2018). La mayor parte de ese magnesio probablemente se liberó de los huesos, donde hasta un tercio de las reservas de magnesio están disponibles para satisfacer las necesidades metabólicas inmediatas.

Pero, ¿qué sucede con los huesos después de que liberan todo ese magnesio? Un estudio reciente de China sugiere que pueden sufrir una pérdida de fuerza y densidad. Los investigadores rastrearon fracturas óseas entre los ancianos durante los eventos climáticos fríos (-2C) en Wuhan, China.

Las temperaturas de congelación aumentaron el riesgo relativo de fracturas óseas en mujeres chinas de edad avanzada (>75 años) durante un período de varios días después de la exposición al frío, particularmente en mujeres que han experimentado previamente una fractura.

Aunque los investigadores especulan que la causa podría estar relacionada con la reducción de la síntesis de vitamina D, la reducción de la actividad física, la reducción de la flexibilidad o el aumento de las condiciones de riesgo de nieve y hielo, ninguna de estas explicaciones es satisfactoria. Como tal, no podemos descartar la posibilidad de que el agotamiento episódico de magnesio de los huesos durante la termogénesis pueda poner a las poblaciones vulnerables en mayor riesgo de fractura hasta que se reemplace ese magnesio.

Debido a que los epidemiólogos chinos no tienen datos sobre los niveles de magnesio en la población que estaban monitoreando para detectar fracturas óseas, no es posible decir si la suplementación con magnesio rescataría la densidad ósea en el frío.

Hay algunas pruebas que sugieren que podría. Por ejemplo, un estudio de 15 mujeres jóvenes mostró que el aumento de la grasa marrón se asoció con una mayor densidad ósea. Los investigadores dividieron a los sujetos en tres grupos: 1) cinco mujeres diagnosticadas con anorexia nerviosa (AN), 2) cinco mujeres recuperadas de AN, y 3) cinco controles sanos. En exploraciones PET durante la exposición al frío, los controles sanos exhibieron la mayor activación de grasa marrón y la mayor densidad ósea en todos los grupos (Bredella et al. 2012). Además, los estudios en ratones indican que el aumento de los niveles de grasa marrón puede proteger contra la pérdida ósea en el frío (Du et al. 2022)

Las células de grasa marrón están llenas de miles de mitocondrias hambrientas de magnesio, lo que sugiere que los cuerpos con magnesio adecuado podrían protegerse contra la pérdida ósea inducida por el frío reclutando y manteniendo niveles adecuados de grasa marrón (es decir, tejido adiposo marrón, BAT).

Estos resultados sugieren que una práctica a largo plazo de exposición deliberada al frío requerirá algo más que una liberación temporal de magnesio almacenado de los huesos. Es decir, a medida que su cuerpo acumula grasa marrón y produce nuevas mitocondrias (llamadas mitobiogénesis), demandará más y más magnesio para mantenerse al día con su metabolismo acelerado.

Dada la deficiencia de magnesio en las dietas típicas y la necesidad de magnesio para reclutar nuevas células de grasa marrón llenas de mitocondrias, los émbolos fríos regulares podrían hacer bien en tomar un suplemento regular de magnesio.

Los baños fríos de sal de Epsom promueven la absorción transdérmica

Aunque anteriormente he indicado que algunos científicos son escépticos de que el magnesio pueda absorberse a través de la piel (por ejemplo, Gröber et al. 2017), la medición directa de laboratorio demuestra que los iones de magnesio transitan la piel humana y los folículos pilosos contribuyen con aproximadamente un tercio del flujo total de magnesio (Chandrasekaran et al. 2016). Cuando los estudios que descartan la absorción de magnesio a través de la piel se basan únicamente en las concentraciones sanguíneas, no pueden aceptarse como definitivos. Por ejemplo, si el magnesio se absorbiera a través de la piel durante un baño de sal de Epsom (sulfato de magnesio), ese magnesio probablemente se absorbería en las células musculares, o se llevaría a los huesos, sin ser detectado por una extracción de sangre.

Los estudios basados en muestras de cabello y orina han mostrado mejores resultados. Por ejemplo, “la medición de los niveles de magnesio en la orina mostró un aumento desde el nivel de control, media 94.81 ± 44.26 ppm / ml a 198.93 ± 97.52 ppm / ml después del primer baño. Aquellos individuos donde los niveles de magnesio en la sangre no aumentaron tuvieron aumentos consecuentemente grandes en el magnesio urinario que muestra que los iones de magnesio habían cruzado la barrera de la piel y se habían excretado a través del riñón, presumiblemente porque los niveles sanguíneos ya eran óptimos “(Waring 2015).

Karim A. Nesr

Karim A. Nesr es autor de Secretos para tener un sistema inmune poderoso ¡y feliz!,
Cómo vivir con fibromialgia y Cómo vivir mejor con síndrome de fatiga crónica.

Publicado el

Magnesio para la inmunidad natural

Magnesio para la inmunidad natural

Las personas con bajos niveles de magnesio en las células defensivas, tienen una inmunidad debilitada.

Entre sus muchas funciones, el magnesio cumple roles esenciales en una gran cantidad de reacciones enzimáticas del cuerpo y su deficiencia perjudica la inmunidad. Es imperativo mantener niveles adecuados para que nuestras defensas desplieguen su potencial.

Por ejemplo, cuando se activa el virus Epstein-Barr, microorganismo con el que estamos infectados el 95% de nosotros, aumenta significativamente el riesgo de padecer linfoma; es decir, un solo tipo de deficiencia puede favorecer la aparición o el avance de una enfermedad grave.

Sigue leyendo Magnesio para la inmunidad natural
Publicado el

Magnesio para el asma

Magnesio para el asma

Cada año, la Academia Estadounidense de Alergia, Asma e Inmunología (AAAAI) organiza una reunión anual para abordar las causas y los tratamientos del asma y la alergia; al respecto, la Dr. Carolyn Dean MD ND afirma:

He visto estos eventos albergar más de 850 presentaciones de investigaciones originales durante el transcurso de la conferencia completa. Y puede estar seguro de que nadie hablará sobre el papel de la deficiencia de magnesio para el asma.

Cuando se acerca la temporada normal de gripe, que para muchas personas es en realidad un fuerte resfriado con tos y fiebre, muchas más personas comienzan a presentar sibilancias y sus médicos a menudo diagnostican inmediatamente el asma.

Las sibilancias pueden desencadenarse por muchas cosas, incluida la tos, pero generalmente eso solo ocurre si los músculos del tubo bronquial tienen deficiencia de magnesio.

Abordar las causas subyacentes

Ciertamente, la terapia con medicamentos para el asma a menudo puede salvar vidas; sin embargo, estas drogas no son curativas.

Es necesario eliminar la causa subyacente del asma y reemplazar el magnesio para tratar completamente esta afección.

Las alergias se crean cuando las sustancias químicas y las toxinas inhaladas irritan las membranas mucosas de los conductos nasales; estas pueden desencadenar síntomas de asma, que empeora con la deficiencia de magnesio.

Consideraciones de estructura y función

El magnesio para el asma es un excelente tratamiento porque es un broncodilatador y un antihistamínico, reduciendo naturalmente los niveles de histamina en el cuerpo. Tiene un efecto calmante en los músculos de los bronquios y este efecto se hace sentir en todo el cuerpo.

Tanto la producción de histamina como los espasmos bronquiales aumentan con la deficiencia de magnesio.

El calcio provoca la contracción de las fibras del músculo esquelético y el magnesio provoca la relajación. Cuando hay demasiado calcio e insuficiente magnesio dentro de una célula, puede tener una contracción muscular sostenida: contracciones, espasmos e incluso convulsiones.

Los músculos lisos dirigidos por demasiado calcio y magnesio insuficiente pueden tensar el tracto bronquial, causando asma; también puede predisponer a calambres en el útero y períodos dolorosos; así mismo, provocar espasmos en los vasos sanguíneos, lo que resulta en hipertensión.

Otros problemas potenciales

El magnesio para el asma es un recurso valioso porque la investigación muestra que muchos pacientes con esta enfermedad y otras enfermedades bronquiales tienen niveles bajos de este mineral.

Muchos medicamentos utilizados en el tratamiento del asma (broncodilatadores, esteroides, betabloqueantes) provocan una pérdida de magnesio, lo que solo empeora los síntomas. Los pacientes tratados con suplementos de magnesio simple informan una mejora notable en sus síntomas.

Asesoramiento adicional

Además del magnesio, recomiendo usar un Neti Pot para ayudar a despejar los senos nasales y eliminar el goteo posnasal después de un resfriado o gripe.

Sobre todo, no acepte un diagnóstico de asma antes de investigar el tratamiento con magnesio.

Si deseas profundizar puedes leer Beneficios del Magnesio, ampliar tu conocimientos sobre el tema e informarte sobre alternativas para su consumo.

Carolyn Dean MD ND

 ➡  Adaptado de Magnesio para el asma

Publicado el

FIBROMIALGIA, su tratamiento natural

Fibromialgia, su tratamiento natural

Una lectora nos pregunta sobre los posibles tratamientos para la FIBROMIALGIA:

Recientemente mi hija ha sido diagnosticada de fibromialgia, no sabemos bien de que se trata y estamos angustiados. ¿Nos puede ayudar la Nutrición Ortomolecular o la Medicina Natural? Ana, 57 años, Buenos Aires.

La fibromialgia es una enfermedad que suele manifestarse con dolor, agotamiento, rigidez del cuerpo, trastornos del sueño, malestar abdominal, entre otros síntomas que pueden generar invalidez variable.

La nutrición ortomolecular y la medicina natural puede complementar el tratamiento con muchos recursos e incluso muchas personas obtienen excelentes resultados utilizando únicamente terapias naturales.

Compartimos los que, a mi criterio, son los tres más importantes y urgentes en cualquier estrategia para aliviar los síntomas de la fibromialgia.

Magnesio

Un estudio clínico verificó que la administración de 600 mg de magnesio al día produce una gran mejoría en los puntos de dolor y en la fatiga; incluso, con seguimiento profesional, parece que dosis mayores son más efectivas.

El magnesio es fundamental para el correcto funcionamiento de muchas de las enzimas que movilizan el ciclo de Krebs y la glucólisis que crean ATP (un compuesto químico de nucleótidos en los organismos vivos que libera la energía para las reacciones celulares) y transforman el azúcar en energía.

Diversas investigaciones han encontrado bajos niveles de ATP en las personas diagnosticadas con fibromialgia, lo cual califica al magnesio como mínimo como un factor coadyuvante (aunque la simple experiencia de su consumo durante algunos días convencerá al más escéptico de su importancia central).

Por sencillez y economía, mi primera opción para aliviar la fibromialgia sigue siendo el cloruro de magnesio que usaban nuestros abuelos y se suministra libremente en farmacias y dietéticas.

Beneficios del magnesio

Sin embargo ir variando con otras formas de magnesio como glicinato, treonato o citrato, nos permite diversificar ligeramente el estímulo e ir viendo cual funciona mejor para nosotros.

Acido Málico

Cuando tengo oportunidad, a todas las personas que padecen esta enfermedad les recomiendo una o dos manzanas verdes al día. ¿Por qué?

El ácido málico está involucrado en la producción de energía y ayuda a depurar el hígado; su uso ha demostrado ser de gran importancia para mejorar la fibromialgia.

Las uvas, las cerezas, el membrillo y otras frutas de sabor ácido, especialmente cuando no están maduras, suman buenas fuentes de ácido málico; también se expende en comprimidos o en polvo y su consumo debe ajustarse a la recomendación -como referencia, suelen indicarse unos 800 mg al día durante una comida-.

El ácido málico también es muy importante para la eficiencia metabólica y la producción de energía del organismo por su rol en el ciclo de Krebs, favoreciendo las reacciones que ayudan a las células producir energía de los alimentos.

Otro efecto que puede ser de ayuda para quienes padecen fibromialgia es que el ácido málico también brinda mayor capacidad de recuperación tras el ejercicio o la rehabilitación dado que contrarresta la acumulación de ácido láctico.

Omega 3

Por su versatilidad, es uno de mis complementos preferidos. Puede ingerirse en cápsulas de aceite de pescado, chía o lino; salvo cuando se practica un vegetarianismo estricto, las primeras son la alternativa más potente.

Los estudios han demostrado que su consumo posibilita una mejoría que se manifiesta en la disminución del dolor en las zonas sensibles, reduce la tensión muscular y el grado de fatiga.

En mi experiencia, los resultados se ven en pocas semanas habitualmente, aunque se recomienda esperar seis meses antes de concluir su efectividad o no. Lo ideal en estos casos es diseñar estrategias de administración prolongada.

Lecturas de profundización

Considerando que entre el 40 y el 70% de las personas con fibromialgia, es vital también mejorar la salud intestinal; en este sentido el libro GAPS, el síndrome psico-intestinal es una de las mejores lecturas para orientarnos.

Por supuesto, una alimentación saludable que aporte variedad de nutrientes sin los habituales excesos de carga tóxica, es fundamental.

En ese sentido, el libro “Puesta a Punto” (Urano) es una excelente guía que sobre todo se adapta a quienes optan por un estilo de vida vegano o basado en vegetales con baja carga de carbohidratos y con enfoque antiinflamatorio.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Magnesio durante el embarazo

Magnesio durante el embarazo

El consumo de dosis adecuadas de magnesio durante el embarazo es esencial para que sea saludable y sin complicaciones; la generación y reparación de los tejidos, el cuidado del sistema nervioso, la adecuada circulación o la salud del corazón, dependen en gran medida de él.

La respuesta óptima de los músculos depende de la presencia equilibrada de calcio y magnesio (el primero facilita su contracción y el segundo su relajación); esta dupla también es importante para sostener la fortaleza ósea, dental y de las uñas.

Menos magnesio, más riesgo de preeclampsia

Las carencia de magnesio durante el embarazo se ha relacionado a mayor riesgo de preeclampsia, eclampsia, mortalidad infantil y malformaciones congénitas.

Uno de los tratamientos médicos para la eclampsia es el sulfato de magnesio por vía endovenosa, sin embargo nuestro propósito es prevenirla con una adecuada alimentación cuidada para que sea alta en magnesio y, si es necesario, un complemento que lo contenga.

Prevenir la diabetes

Sabemos que hay mayor riesgo de diabetes y alteraciones en la glucemia cuando el magnesio es insuficiente; el manejo de los carbohidratos y el equilibrio en la glucemia es un tema a atender durante el embarazo.

Algunos de los alimentos más ricos en magnesio son las nueces, avellanas, almendras, castañas, semillas de girasol, palta, damascos, duraznos, melón, soja, cacao, cereales integrales, zanahoria, remolacha, espinaca, legumbres y mariscos; si nos aseguramos una alimentación con buena presencia de estos alimentos difícilmente tendremos una carencia. Para hacernos una idea, una porción de arroz aporta unos 50mg, 30g de almendras aportan 90mg.

Síntomas de déficit de magnesio

Algunos síntomas de déficit de magnesio durante el embarazo son arritmia, espasmos, temblor, convulsiones, irritabilidad, calambres, trombosis, astenia, depresión, agitación, confusión, irritabilidad, inquietud, vértigos o desorientación; en estos casos es probable que un suplemento sea necesario y para lo cual debemos consultar a un especialista.

La dosis recomendada durante el embarazo es de 400mg. diarios, es decir 40 a 100mg. adicionales a lo habitualmente sugerido para las mujeres ( 300 a 360mg.). El magnesio es un regulador intestinal que puede ocasionar diarrea temporal; en este caso lo habitual es suspender o reducir la dosis hasta consultar el especialista, si embargo el efecto más común es aliviar el estreñimiento habitual que padecen las embarazadas.(1)

Embarazadas o no, siempre es saludable conocer un poco más sobre los Beneficios del Magnesio.

Pablo de la Iglesia

1- Aportes nutricionales recomendados para la población francesa. Agencia francesa de Seguridad Sanitaria de los Alimentos. 3ª edición, Ed. Tec & Doc.