Publicado el

Los bebés y la contaminación electromagnética

Los bebés y la contaminación electromagnética

En la actualidad, la salud de los fetos, los bebés y los niños también se ve afectada por la contaminación electromagnética y el exceso de radiación ionizante a la que se ven sometidos; la telefonía móvil, el wifi, los rayos X e incluso fuentes naturales. En todos los casos vemos sus beneficios, pero lamentablemente esta exposición es excesiva y representa un riesgo agregado para generar daños en el ADN, favorecer el desarrollo del cáncer, alterar equilibrios melatonina y otras hormonas, provocar daños celulares evitables, etc.

Muchos países han establecido zonas francas de radiación, algunos -como Francia a partir del 2018- han prohibido los teléfonos celulares en las escuelas o recomendar fuertemente que los menores de 16 años minimicen el uso de celulares y objetos similares o -tal como lo ha solicitado el Parlamento Europeo a sus miembros- establecer políticas que vayan reduciendo la exposición a la contaminación electromagnética.

Acerca de la importancia de reducir la contaminación electromagnética durante el embarazo, debemos agregar que todo indica que aumentan el riesgo del bebé a nacer autista; fue el Dr. Dietrich Klinghardt, fundador del Instituto Sophia Health quien descubrió que los niños autistas están expuestos a este tipo de radiaciones hasta veinte veces más que los niños que no lo son. Además, es importante saber que, cualquiera sea el nivel de radiación fuera del útero, dentro del mismo la medición será veinte veces mayor.

Algunas medidas sencillas para reducir la contaminación electromagnética son desenchufar los aparatos eléctricos que quedan en stand bye, apagar el router del wifi, incluso cortar la luz si es posible, nos permitirá por la noche darle al cuerpo una chance de desintoxicarse de las radiaciones acumuladas.

Durante el día, si utilizamos el celular con el altavoz y no sobre nuestra cara, reduciremos buena parte de la exposición a las radiaciones; los viejos auriculares con cable también son eficaces y la tecnología “Blue Tube” -que no Bluetooth- que utiliza un tubo hueco similar a un estetoscopio, es lo mejor para minimizarla.

in necesidad de caer en posturas extremas, el sentido común nos dice que debemos hacer un uso razonable de estas tecnologías y utilizarlas lo estrictamente necesario; luego, compensar con contacto con la naturaleza, caminar descalzo en la tierra y el pasto, tomar sol con moderación y seguir una vida lo más saludable posible.

Es inevitable vivir con las ventajas y desventajas del mundo actual, sin embargo, una actitud consciente nos ayudará a potenciar las primeras y reducir las segundas.

Pablo de la Iglesia

Compartir