Publicado el

Espárragos contra el cáncer

Espárragos contra el cáncer / Pablo de la Iglesia / www.poreldespertar.com

Los espárragos, conocidos por su exquisito sabor y versatilidad culinaria, esconden en sus tallos un secreto valioso para la salud: el glutatión; este antioxidante intracelular desempeña un papel crucial en la promoción de enzimas y en la eliminación de sustancias tóxicas que pueden dañar nuestros tejidos. En este artículo, exploraremos cómo los espárragos, ricos en glutatión, pueden convertirse en un elemento eficaz en la lucha contra el cáncer.

El poder del glutation en la lucha contra el cáncer

Un artículo de Sonia Barahona en la revista DSalud, titulado “Espárragos: antioxidantes y antitumorales”, resalta el papel fundamental del glutatión en la prevención y el tratamiento del cáncer:

El glutatión ayuda a afrontar el cáncer de tres formas: como preventivo, como herramienta terapéutica frente a las células tumorales y como adyuvante de los tratamientos convencionales al reducir sus efectos secundarios.

Como preventivo al neutralizar el efecto perjudicial de los radicales libres de origen endógeno derivados de la producción de energía y otras actividades metabólicas celulares pero, sobre todo, de los provocados por agresiones exógenas, la mala alimentación, los tóxicos ambientales, las radiaciones electromagnéticas, etc. (los radicales libres se consideran altamente cancerígenos). Sin olvidar que potencia el efecto antioxidante de las vitaminas C y E así como del selenio. Es más, no sólo previene la mutación del ADN celular sino que contribuye a reparar el ADN dañado.

En la fase activa del cáncer el glutatión también juega un papel importante por su influencia en el sistema inmune ya que está directamente involucrado en la réplica y crecimiento de los linfocitos T, glóbulos blancos básicos en el funcionamiento del sistema inmune. Está demostrado que niveles bajos de glutatión provocan una actividad inadecuada de las células T.

Un estudio hecho en Japón con seis personas con hepatocarcinoma a las que se dio 5 gramos diarios de glutatión de forma oral finalizó con la regresión o estancamiento del crecimiento del tumor en tres pacientes. Otro tuvo una reducción del marcador tumoral alfa-fetoproteína de 496 a 5 y dos sobrevivieron un año. Hasta tal punto se considera importante que el área de quimioterapia del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos ha desarrollado medicamentos anticancerígenos como el NAC o N-acetilcisteina, fármaco destinado a elevar los niveles de glutatión en el organismo.

Veamos cómo el glutation puede contribuir a combatir esta enfermedad de tres maneras importantes:

1. Prevención del cáncer: el glutatión actúa como un poderoso antioxidante que neutraliza los radicales libres; estos radicales libres pueden originarse dentro de nuestro cuerpo como subproducto de procesos metabólicos y también pueden ser causados por factores externos como la mala alimentación, la exposición a tóxicos ambientales y las radiaciones electromagnéticas. Se considera que los radicales libres son altamente cancerígenos y el glutation contrarresta su efecto dañino y potencia la acción antioxidante de las vitaminas C y E, así como del selenio; además de prevenir la mutación del ADN celular, el glutation contribuye a reparar el ADN dañado.

2. Terapia antitumoral: en la fase activa del cáncer, el glutatión desempeña un papel esencial en el sistema inmunológico; está directamente involucrado en la replicación y el crecimiento de los linfocitos T, que son fundamentales para el funcionamiento del sistema inmunológico; la investigación ha demostrado que niveles bajos de glutation pueden provocar un funcionamiento inadecuado de las células T. Un estudio realizado en Japón, en el que se administraron 5 gramos diarios de glutatión de forma oral a seis personas con hepatocarcinoma, concluyó con la regresión o el estancamiento del crecimiento del tumor en tres pacientes; otro paciente experimentó una reducción significativa del marcador tumoral alfa-fetoproteína. Este estudio destaca la importancia del glutatión en el tratamiento del cáncer.

3. Adyuvante en tratamientos convencionales: el glutation también se ha utilizado como adyuvante en tratamientos convencionales contra el cáncer. El área de quimioterapia del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos ha desarrollado medicamentos anticancerígenos como el NAC o N-acetilcisteína, que tienen como objetivo elevar los niveles de glutation en el organismo, mejorando así la eficacia de los tratamientos y reduciendo sus efectos secundarios.

Un complemento saludable en la lucha contra el cáncer

Si bien es importante destacar el potencial de los espárragos y su contenido de glutatión en la lucha contra el cáncer, es fundamental entender que ninguna solución es milagrosa por sí sola; en la medicina natural, se aboga por enfoques holísticos que promuevan la desintoxicación y el equilibrio en el estilo de vida.

Los espárragos pueden ser una parte valiosa de una estrategia de prevención y tratamiento del cáncer, pero se deben combinar con otros hábitos saludables y enfoques médicos según las necesidades individuales; no hay restricciones en cuanto al consumo de espárragos, y pueden incorporarse de manera regular en la dieta sin interferir con otros tratamientos médicos.

Además de espárragos, espinacas, sandía, pomelo, aguacate, fresas, calabaza, brócoli, coliflor, nueces, ajo y tomates, son los que tienen un nivel más elevado de glutatión por porción; para aprovechar mejor los beneficios del glutatión, es mejor consumir estos alimentos frescos o cocidos rápidamente al vapor.

Los espárragos ofrecen beneficios adicionales, como sus propiedades depurativas y su efecto diurético, que pueden ayudar a mantener el cuerpo limpio y en equilibrio, especialmente cuando se consumen en la temporada de primavera.

En resumen, los espárragos son mucho más que un ingrediente delicioso en nuestra cocina; son un aliado valioso en la lucha contra el cáncer debido a su contenido de glutatión y sus propiedades antioxidantes. Integrarlos en una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable puede ser una forma sabrosa y beneficiosa de promover la salud y el bienestar en general. Así que, ¡en la próxima primavera, asegúrate de que los espárragos estén en tu mesa!

Pablo de la Iglesia