Publicado el

La gestión ambiental argentina es un desastre se mire por donde se mire

La gestión ambiental argentina es un desastre se mire por donde se mire

¿Sabías que la Argentina estableció una nueva marca en la destrucción del ambiente en el año 2022 y después del 24 de junio ya está consumiendo más recursos naturales de los que puede reponer en el año?

El sentido común indica que un país como el nuestro, con su densidad poblacional relativamente pequeña y siendo uno de los que más recursos naturales tiene por habitante, este momento debería llegar más tarde que en otros desarrollados, más densamente poblados y con menos recursos naturales disponibles; sin embargo, no ha sido así, hemos alcanzado este triste récord un mes antes que el promedio global.

Sigue leyendo La gestión ambiental argentina es un desastre se mire por donde se mire
Publicado el

Somos el medio ambiente y debemos recuperar el instinto de autopreservación

Somos el medio ambiente y debemos recuperar el instinto de autopreservación

Ben Feringa, Premio Nobel de Química, afirmó que “Los políticos no van a resolver el cambio climático, solo van a recomendar usar menos aire acondicionado. Los científicos tenemos que encontrar nuevas soluciones.”

En un mundo normal, los políticos, como parte de la estructura del Estado, mantenido por todos, deberían jugar buscando el equilibrio cuidando la totalidad del ecosistema, administrando los recursos con prudencia y sin perder nunca de vista que su función es contribuir a que la gente viva mejor; por el contrario, están cooptados por una motivación, que habitualmente defiende los intereses corporativos con astucia ladina disfrazada de corrección política, cuando no con franca corrupción e ignominioso tráfico de influencias.

Sigue leyendo Somos el medio ambiente y debemos recuperar el instinto de autopreservación
Publicado el

El déficit ambiental es tan o más importante que el déficit fiscal

El déficit ambiental es tan o más importante que el déficit fiscal

Crear marcos que habiliten la producción pagando el alto precio del déficit ambiental evitable, es la norma en la política argentina; aquí no hay grieta, esto se legitima por este y oeste. Nuestro pueblo, apurado por las urgencias interminables, tampoco tiene un respiro para analizar profundamente estas decisiones que afectan nuestra calidad de vida a corto y largo plazo.

En una poco frecuente muestra de instinto de autopreservación en nuestro país, los concejales de Gualeguaychú intentan frenar localmente el cultivo de la semilla de trigo HB4 modificada genéticamente, que, además de las críticas obvias a los OGM, requiere para un mayor rinde el uso del herbicida glufosinato de amonio. ¡Diez veces más tóxico que el glifosato!

Sigue leyendo El déficit ambiental es tan o más importante que el déficit fiscal