Publicado el

Despiertos, atentos y alertas

Despiertos, atentos y alertas / Vivir agradecidos

El hermano David Steindl-Rast nos invita a seguir tres pasos en la práctica de la gratitud. Se trata de acciones concretas que podemos hacer durante el día y luego revisar por la noche.

Un acto de gratitud es una realidad viva. Aplicarle a su fluir orgánico un esquema mental como lo es una serie de pasos a seguir, siempre será algo arbitrario. Sin embargo, puede sernos útil para ayudarnos a practicar la gratitud.

En cualquier proceso podemos distinguir un comienzo, un punto medio y un final. Podemos utilizar este circuito básico para la práctica de la gratitud. ¿Qué sucede al principio, al medio y al final de cada experiencia de gratitud? ¿Qué sucede cuando no somos agradecidos? Personalmente tengo la costumbre de, antes de irme a dormir, revisar mi día y preguntarme: ¿Me he detenido en algún momento del día como para dejar sorprenderme? ¿O más bien he caminado con desgano y distraído?

Estar despiertos, atentos y alertas representan el comienzo, el medio y el fin de la gratitud. Esto nos da la pista de cuáles deben ser los tres pasos básicos en la práctica de la gratitud.

Paso uno: Despertar

Para comenzar, nunca comenzaremos a estar agradecidos si no despertamos. ¿Despertar a qué? A la sorpresa. Mientras nada nos sorprenda, caminaremos por la vida como dormidos. Necesitamos practicar el despertarnos a la sorpresa. Sugiero esta pregunta como una especie de despertador: “¿No es esto sorprendente?” “¡Sí, ciertamente!” será la respuesta correcta, sin importar cuándo ni dónde ni bajo qué circunstancias uno se hace esta pregunta. Porque en definitiva, ¿acaso no es sorprendente sólo el hecho de que exista algo en vez de nada? Por lo menos dos veces al día preguntémonos: “¿No es esto sorprendente?”, y pronto estaremos más abierto a sorprendernos con el mundo en que vivimos.

La sorpresa puede sacudirnos lo suficiente como para despertarnos y así dejar de tomar todo descontado. Sin embargo, puede suceder que no nos guste para nada esa sorpresa. “¿Cómo puedo estar agradecido por algo así?”, podemos gemir en medio de una calamidad repentina. ¿Por qué reaccionamos así? Porque no nos damos cuenta del don que nos es dado en esta situación concreta: la oportunidad.

Paso dos: Estar atento a las oportunidades

Hay una pregunta simple que nos ayuda a practicar el segundo paso de la gratitud: “¿Cuál es mi oportunidad en esta situación?” Casi siempre encontraremos que esa situación nos ofrece una oportunidad de disfrutar: disfrutar de los sonidos, los olores, los sabores, las texturas y los colores; y con una mayor alegría descubriremos el disfrute de la amistad, la bondad, la paciencia, la fidelidad, la honestidad y de todos aquellos dones que ablandan nuestro corazón como una cálida lluvia de primavera.

Cuanto más practicamos la atención a las innumerables oportunidades de simplemente disfrutar, se nos hará más fácil reconocer a las experiencias difíciles o dolorosas como oportunidades, como dones. Pero mientras que la atención a las oportunidades escondidas en los hechos y circunstancias de la vida diaria es la esencia de la gratitud, la atención por sí sola no es suficiente. ¿De qué sirve estar atento a una oportunidad, si no nos beneficiamos con ella? Nuestro agradecimiento se demuestra con la prontitud con que respondemos a la oportunidad.

Paso tres: Responder con prontitud

Una vez que tenemos la práctica de estar despiertos a la sorpresa y atentos a la oportunidad que se nos presenta, espontáneamente estaremos alerta en nuestra respuesta, especialmente cuando se nos ofrece la oportunidad de disfrutar de algo.

Cuando una repentina llovizna deja de parecernos un inconveniente para pasar a ser un regalo sorpresa, espontáneamente aprovechamos la oportunidad de disfrutar de ella. Uno podrá disfrutar tanto como en los días del jardín de infantes, aunque ya no tratemos de atrapar las gotas de lluvia abriendo la boca de par en par.

Solamente cuando la oportunidad nos pida más que un placer espontáneo, tendremos que darnos un empujoncito extra como para poder cumplir este tercer paso.

El proceso de revisión

Algo que me ayuda a revisar mi propia práctica de la gratitud aplicando estos tres pasos, es la regla que aprendí cuando era chico y que usaba cuando iba a cruzar una calle: “Detente, mira, continúa”.

Antes de acostarme, miro hacia atrás mi día y me pregunto: “¿Me detuve y me dejé sorprender, o caminé con desgano y como dormido? ¿Estuve demasiado ocupado como para despertar a la sorpresa, o permití que las circunstancias me distrajeran de poder ver el don dentro del don?” (Esto suele suceder cuando los envoltorios de los regalos no son atractivos). Finalmente, ¿estuve lo suficientemente alerta como para aprovechar totalmente la oportunidad que se me ofrecía?

Mi receta simple para un día feliz es ésta: Detente y despierta; mira y está atento a lo que ves, y luego continúa con toda la atención posible ante cada oportunidad que se presente.

Debo admitir que hay veces en que, cuando por la noche me detengo a repasar mi día, me parece ser la primera parada de un tren expreso: cuando miro hacia atrás, me doy cuenta con tristeza cuánto perdí. No sólo estuve menos agradecido en esos días de no detenerme, sino que estuve menos vivo, como adormecido. Otros días podrán haber sido iguales en cantidad de actividades, pero en ellos me he acordado de detenerme. Y me doy cuenta de que en esos días he conseguido hacer más cosas, ya que el detenernos rompe la rutina. Sin embargo, a menos que me ponga a observar, el sólo detenerme no hace que mi día sea realmente feliz, ¿Qué diferencia habría entre viajar en un tren expreso y en uno local, si no estamos atentos a observar el paisaje?

Otras veces me doy cuenta en mi repaso nocturno de que a lo largo del día me detuve y observé, pero sin estar alerta. Precisamente ayer encontré en la vereda una enorme polilla, me detuve lo suficiente como para colocarla en un lugar seguro sobre el pasto para que nadie la pisara, pero no me agaché como para pasar un momento junto a esta maravillosa creatura. Por la noche vagamente podía acordarme de esos ojos iridiscentes sobre las alas grisáceas. Mi día perdió un poco de valor por este descuido de no permanecer suficiente tiempo con este regalo sorpresa, para observarlo profundamente y degustar agradecidamente su belleza.

Mi receta simple para un día feliz es ésta: Detente y despierta; mira y está atento a lo que ves, y luego continúa con toda la atención posible ante cada oportunidad que se presente. Mirar hacia atrás al anochecer de un día en el cual repetimos estos tres pasos varias veces, es como contemplar una huerta repleta de frutas.

Esta receta para vivir agradecidos parece simple, porque lo es. Sin embargo, simple no significa fácil. Algunas de las cosas más simples nos resultan difíciles, porque hemos perdido nuestra simplicidad infantil, y aun no hemos encontrado la simplicidad de nuestra madurez. Crecer en gratitud es crecer en madurez. Crecer es desde luego un proceso orgánico. Así volvemos a lo que dije al principio: aplicarle al fluir orgánico de la gratitud un esquema mental como lo es una serie de pasos a seguir, seguirá siendo algo arbitrario. Cuando uno vive agradecido, ni corre todo el día ni se arrastra cabizbajo: simplemente baila. Lo que es cierto en una clase de danza lo es también aquí: solamente cuando dejamos de pensar en los pasos es cuando verdaderamente bailamos.

David Steindl-Rast

Fuente: Vivir agradecidos

Compartir
Publicado el

Conciencia de abundancia

Conciencia de abundancia / Pablo de la Iglesia

La conciencia de abundancia es una filosofía de vida que se basa en la creencia de que el universo está lleno de posibilidades infinitas y que todos tenemos la capacidad de acceder a ellas. Esta perspectiva va más allá de la simple acumulación de riqueza material, y se enfoca en cultivar una mentalidad de abundancia en todos los aspectos de la vida, incluyendo la salud, las relaciones, la espiritualidad y el bienestar general.

Deepak Chopra, reconocido autor y líder espiritual, define la abundancia como “la experiencia de plenitud en todos los niveles de la vida”. Afirma que la clave para acceder a la abundancia es cultivar una conciencia de unidad, reconociendo que todos estamos conectados a una fuente infinita de energía y potencial.

Tony Robbins, otro gran exponente del desarrollo personal, sostiene que la creencia en uno mismo es fundamental para alcanzar la abundancia. Afirma que “el único límite para nuestro éxito es la imagen que tenemos de nosotros mismos”. Robbins propone desarrollar una mentalidad de “puedo hacerlo” y tomar acciones inspiradas para crear la vida que deseamos.

Robin Sharma, autor y conferencista motivacional, destaca la importancia de la gratitud en el camino hacia la abundancia. Afirma que “al apreciar lo que ya tenemos, abrimos las puertas a recibir aún más”. Sharma recomienda practicar la gratitud diariamente, enumerando las cosas por las que estamos agradecidos, tanto grandes como pequeñas.

Napoleón Hill, autor del clásico Piense y hágase rico, enfatiza la importancia de la persistencia en la búsqueda del éxito. Afirma que “la fe es el punto de partida de todo logro”. Hill propone establecer metas claras, desarrollar un plan de acción y mantener una actitud positiva frente a los obstáculos.

Cultivar la conciencia de abundancia

Para cultivar una conciencia de abundancia en la vida diaria, podemos seguir algunas prácticas recomendadas por estos y otros expertos:

  • Desarrollar una mentalidad positiva: enfocarse en las posibilidades y oportunidades que ofrece la vida, en lugar de los obstáculos y limitaciones.
  • Practicar la gratitud: apreciar las cosas buenas que ya tenemos en nuestra vida, tanto grandes como pequeñas.
  • Establecer metas claras: definir objetivos específicos y medibles en todos los aspectos de la vida.
  • Tomar acción inspirada: dar pasos concretos hacia el logro de nuestras metas, con entusiasmo y determinación.
  • Mantener una actitud de aprendizaje continuo: buscar constantemente nuevas ideas y conocimientos para mejorar nuestras habilidades y capacidades.
  • Cultivar relaciones positivas: rodearse de personas que nos apoyan, inspiran y motivan a alcanzar nuestro máximo potencial.
  • Ayudar a los demás: compartir nuestra abundancia con otros, ya sea con nuestro tiempo, talento o recursos.

La conciencia de abundancia no es una fórmula mágica para el éxito, pero sí es un camino que nos puede conducir a una vida más plena y próspera en todos los sentidos. Al adoptar esta filosofía y poner en práctica las recomendaciones de los expertos, podemos abrirnos a un mundo de posibilidades infinitas y alcanzar nuestro máximo potencial.

Pablo de la Iglesia

Compartir
Publicado el

Inteligencia del corazón

CUALIDADES DEL CORAZÓN / Moviendo más amor a través de nuestro sistema

La vida parece exigir que la humanidad comprenda la inteligencia del amor, lo que llamamos inteligencia del corazón. Todo el mundo habla de amor y quiere amor, pero comprender el amor y el corazón sigue siendo un misterio para la mayoría de las personas.

La inteligencia del corazón es una sinergia del corazón y la mente, que expande la percepción y las facultades cognitivas superiores. Se trata de sentir amor y de practicar el amor de maneras que sean beneficiosas tanto para uno mismo como para los demás. Es comprender que practicar el amor en forma de cualidades del corazón, como el cuidado, la paciencia, la bondad, el perdón, la compasión, la gratitud y más, es algo muy inteligente .

Las cualidades del corazón

Practicar las cualidades del corazón mueve el amor a través de nuestro sistema , lo que facilita el equilibrio emocional, una guía intuitiva más clara y, lo que es más importante, reduce los sentimientos de separación. Con todas las intensidades y factores estresantes que ocurren en el mundo, cada vez más personas se sienten separadas de amigos o familiares que apoyan diferentes creencias o políticas religiosas o políticas. Se estima ahora que aproximadamente 1 de cada 4 adultos tiene un distanciamiento familiar, y un número cada vez mayor de adultos jóvenes eligen “no tener contacto” con sus padres. Para la mayoría, las divisiones familiares son una fuente importante de estrés crónico.

Todos estamos conectados energéticamente y la experiencia de separación de familiares o amigos puede crear problemas de salud y confusión mental, lo que dificulta pensar con claridad. Ya es bastante difícil tomar decisiones con resultados efectivos en tiempos de incertidumbre, pero es aún más difícil cuando procesamos la separación, el dolor o la culpa. Puede destruir nuestra capacidad de discernir con equilibrio.

La inteligencia del corazón es reconocer nuestra humanidad compartida. Este es un momento importante para tener más corazón y amor moviéndose a través de nuestro sistema. Se necesita un cuidado más sincero para renovar las relaciones y llevarnos bien unos con otros, incluso cuando no estemos de acuerdo. La práctica de aumentar las cualidades del corazón en nuestras interacciones ayuda a sanar la separación, tanto dentro de nuestro propio corazón como con los demás. Estas son algunas de las cualidades obvias del corazón que se deben practicar en este momento.

Paciencia

El amor en forma de paciencia respalda nuestra capacidad de gestionar nuestras energías desde un lugar tranquilo en el corazón, especialmente cuando las personas dicen cosas con las que no estamos de acuerdo o nos encontramos en situaciones que no nos gustan. A menudo nos olvidamos de practicar la paciencia cuando más la necesitamos en las relaciones.

“La paciencia es a menudo una espera inteligente.” – Doc Childre

Amabilidad

Amor es ser amable con las personas, incluso cuando no estamos de acuerdo. La bondad hace sentir bien a nuestro corazón y a quienes la reciben. Practicar la bondad ayuda a aliviar los pensamientos y sentimientos separativos y, a menudo, mejora las situaciones.

Latitud compasiva

La latitud compasiva comprende que la mayoría de las personas (incluyéndonos a nosotros) están haciendo lo mejor que pueden en función de sus antecedentes, la sobrecarga de estrés y el pensamiento nublado que muchos de nosotros estamos experimentando durante estos tiempos impredecibles. Practicar una libertad compasiva puede comenzar rápidamente a reducir la reactividad y prevenir la acumulación de estrés debido a la frustración y los juicios. Tener una latitud compasiva puede ayudarnos a manejar nuestras diferencias sin que la culpa apague nuestra conexión con el corazón.

Perdón

Muchas personas se separan de un familiar o amigo debido a un dolor que no pudieron liberar. La tendencia a aferrarnos a la amargura y la ira es comprensible. Pero practicar el perdón reactiva la energía de nuestro corazón, lo que inicia el proceso de liberar el dolor o la animosidad reprimidos y sus efectos negativos en nuestra salud mental, emocional y física. Los sentimientos no perdonados pueden agotar silenciosamente nuestra energía, además de crear matices de monotonía en nuestra alegría y felicidad. La práctica genuina del perdón aumenta el amor que fluye a través de nuestro sistema y libera neuroquímicos y hormonas que calman y mejoran el bienestar. (También entendemos que el perdón es un tema complejo que puede requerir ayuda o entrenamiento profesional).

Gratitud

Muchos libros recomiendan practicar la gratitud diariamente para el bienestar mental, emocional, espiritual y físico . Sugieren practicar la gratitud a primera hora de la mañana para establecer un tono positivo para el día o antes de acostarse para reflexionar sobre las personas y los eventos por los que se siente agradecido y disfrutar de la apertura del corazón que le brinda. Sintonizar el corazón con la gratitud proporciona calidez y elevación en nuestro espíritu, lo que respalda un estado de fluidez en la forma en que manejamos situaciones y decisiones.

Mover más amor a través de nuestro sistema con actos de bondad, latitud compasiva para diferentes creencias, perdón, paciencia y gratitud es activar la inteligencia y los beneficios del amor. A medida que más de nosotros practicamos estas cualidades del corazón, se pone más amor en el campo energético, lo que facilita que otros hagan lo mismo y, eventualmente, las naciones. Todos estamos conectados energéticamente, así que es hora de usar nuestra inteligencia colectiva para abrir más nuestros corazones y liberar nuestro amor para que se vuelva viral. Mucha gente siente que esto está por llegar.

Enfoque de atención: mover más amor a través de nuestro sistema

  1. Respira amor y quédate quieto en tu corazón. Al exhalar, irradie amor en su sistema mental, emocional y físico. Vea su corazón, cerebro y sistema nervioso alineándose en armonía y coherencia.
  2. Ahora, imagínate practicando las cualidades del corazón para reducir la separación o mejorar una relación. Pregúntale a los sentimientos de tu corazón qué cualidades son las más importantes para que practiques, por ejemplo, paciencia, bondad, latitud compasiva, perdón, gratitud u otra cualidad del corazón para aumentar tu amor o sanar la separación.
  3. Luego, respira la cualidad del amor que tu corazón te guía a practicar. Al exhalar, irradie esa cualidad del corazón hacia una relación o situación que desee mejorar o sanar.
  4. Es beneficioso para cada uno de nosotros tomarnos una semana para practicar algunas de estas cualidades del corazón en diferentes situaciones. Ser genuino en su enfoque a menudo brinda un impulso espiritual que puede ayudarlo a superar los desafíos que puedan surgir. Un beneficio principal de este ejercicio es que ayuda a integrar más amor en su sistema, lo que aumenta la conexión con la guía y dirección intuitiva de su corazón.
  5. Terminemos irradiando nuestro amor colectivo y atención compasiva a todos los habitantes del planeta que sufren traumas, guerras, desastres naturales y otros factores estresantes importantes.

Fuente: Instituto HerathMath

Compartir
Publicado el

Cultivando integridad interna

Los seres humanos tenemos el conocimiento y la razón como recursos que cultivamos con una dosis de esfuerzo y dedicación personal; la definición comúnmente aceptada nos dice que la integridad es evaluada desde este lugar en función de unos valores y creencias aprendidos y que socialmente se consideran los apropiados. Desde esta perspectiva hablamos de un recurso adaptativo muy valioso y necesario.

Entre otras cosas, la integridad define una cualidad humana que en su acepción frecuente alude a vivir con rectitud, honradez y bondad, aunque realmente podemos ir más profundo en la exploración de este territorio y construir un mapa que nos guíe en un trabajo de autoconocimiento y transformación mucho más potente.

Los seres humanos tenemos el conocimiento y la razón como recursos que cultivamos con una dosis de esfuerzo y dedicación personal; la definición comúnmente aceptada nos dice que la integridad es evaluada desde este lugar en función de unos valores y creencias aprendidos y que socialmente se consideran los apropiados. Desde esta perspectiva hablamos de un recurso adaptativo muy valioso y necesario.

Sin embargo, la vida no se confina a nuestro pequeño mundo de conocimientos y percepciones, sino que es mucho más amplia, más diversa, más flexible y con un propósito evolutivo cuyo entendimiento está fuera de nuestro alcance cuando solo recurrimos a nuestro conocimiento y a nuestros mejores esfuerzos por explicar todo con la razón.

Y en este punto es cuando la integridad, bajo el impulso de la Inteligencia Espiritual, puede ayudarnos a resolver dilemas que desde otra perspectiva pueden resultarnos contradictorios o paralizantes.

Integridad e inteligencia espiritual

Identificamos a la Inteligencia Espiritual como ese sentimiento profundo y anclado al presente que se hace oír con fuerza cuando apagamos los motores de la mente y dejamos de ensordecernos con el ruido de las creencias, los condicionamientos y la infinita cantidad de atributos con que hemos decorado nuestra identidad o personalidad.

¡Y justo ahí es cuando la integridad funciona en su modo más potente! Y esos diálogos dentro de nuestra pequeña mente, pasan a ser una experiencia resolutiva y asertiva que nos permite resolver de un modo único para una experiencia única.

Integridad con la visión más elevada

En una rígida escala de valores, por ejemplo, sabemos que decir la verdad está bien y mentir está mal… pero la realidad es que a veces ocurre lo contrario y si nos quedamos enredados en nuestros valores, creencias o condicionamientos rígidos, podemos perder la oportunidad de elegir por la acción correcta. ¿Comprendes la sutileza?

Intentaré explicarlo con una historia que alguna vez nos ha contado Ricardo Bravo, un querido amigo y maestro que hoy impulsa sus enseñanzas a través del sitio web www.vedicflower.es:

Dos amigos de toda la vida fueron reclutados para ir a la guerra.

La misma se desenvolvió de manera cruenta, su país salió derrotado y casi todos los soldados murieron; ellos atravesaron ilesos el desafío casi hasta el final…

Sin embargo, pocos días antes, uno de ellos murió.

Con inmenso dolor, a su amigo se le encomendó la dura tarea de ir a llevarle la triste noticia a sus progenitores.

El primer encuentro fue con el padre. Infinitamente afligido, le pidió un último favor:

Mi mujer está en su lecho de muerte y yo no tengo fuerzas para llevarle la noticia. ¿Podrías hacerlo por mí?

Efectivamente así lo hizo, y al acercarse, la madre de su amigo, prácticamente ciega y esperando su regreso para morir, le preguntó:

Hijo mío, ¿eres tú?

Él le tomó la mano suavemente, acarició su pelo, le dio un beso en la frente y le respondió:

Si madre, aquí estoy.

Y la mujer murió en paz.

¿Comprendes como la integridad puede ayudarnos a resolver escenarios para los cuales nuestras creencias, valores e identidad a veces resultan ser insuficientes?

Ajustes entre la integridad y la coherencia

Otra perspectiva podría indicarnos que la persona coherente difícilmente cambie de opinión, pues de esta manera la perdería; esto implica el riesgo de volverse una persona cerrada a las opiniones ajenas, incluso, hasta un un fanático.

Y realmente, lo que define la coherencia y la integridad en su expresión más elevada es el estar despierto a reconocer percepciones superadoras motivadas por el mayor bien desde la mejor versión de las personas; de otro modo, quedaríamos anclados en nuestro pequeño ego, convertido en un estanque que se agota rápidamente o cuyas aguas, al dejar de fluir, se pudren.

Ten presente que los valores, las creencias, tus mejores ideas, serán buenas brújulas para la mayoría de los viajes comunes. Sin embargo, en los viajes extraordinarios por caminos inexplorados que emprendemos los buscadores de visiones evolutivas, sí o sí debemos equiparnos con la guía precisa del corazón.

Pablo de la Iglesia

Compartir
Publicado el

Gratitud: el secreto hacia la felicidad y la salud

Gratitud: el secreto hacia la felicidad y la salud / Dr. Joseph Mercola

La gratitud significa afirmar lo bueno y reconocer sus fuentes. Es entender que la vida no le debe nada, que las cosas buenas en su vida son regalos que no puede dar por sentados.

Cada vez existen más investigaciones que confirman que la gratitud brinda una gran cantidad de posibles beneficios para la salud, ya que ayuda a mejorar la salud mental y física, combate el estrés y mucho más.

La gratitud puede fortalecerse si se practica. Ejercicios simples y prácticos son escribir una carta a alguien con quien esté agradecido y practicar decir gracias conscientemente durante los próximos siete días.

Cada vez son más las investigaciones que confirman que la gratitud brinda una gran cantidad de posibles beneficios para la salud.

Sigue leyendo Gratitud: el secreto hacia la felicidad y la salud
Compartir
Publicado el

¿Qué es la Meditación Hridaya?

¿Qué es la MEDITACIÓN HRIDAYA?

La Meditación Hridaya es un camino espiritual en sí mismo. Es un medio para revelar nuestra esencia fundamental, el Ser Supremo, atman, o el “Corazón Espiritual”, como fue llamado en muchas tradiciones.

Desde un punto de vista técnico, consiste en tres actitudes:

1) El ser consciente del Centro del Corazón (en el área del pecho)

2) El ser consciente de las pausas cortas entre inhalación y exhalación

3) La indagación del Ser (plantear la pregunta: ¿Quién soy?)

Sigue leyendo ¿Qué es la Meditación Hridaya?
Compartir
Publicado el

¿Qué es Hridaya Yoga?

¿Qué es HRIDAYA YOGA?

¨Cuando haces mención sobre ti mismo, YO, y te señalas, ¿dónde lo haces? ¿dónde te sientes más cómodo? ¿te señalas la cabeza? ¿la pierna? ¿el hombro? No, todos, en todas las partes del mundo lo hacemos en el centro del pecho. ¿por qué? ¿alguna vez te lo cuestionaste? Pues es allí donde reside el Corazón Espiritual, tú Verdadero Ser¨.

Ramana Maharshi

El término Hridaya proviene de la palabra sanskrita Hrid, la cual significa corazón , haciendo referencia no al corazón físico sino al espiritual. No hay que confundirlo con Hrid Chakra, localizado un poco más abajo de Anahata Chakra, que aún teniendo la misma raíz y significado, trata conceptos distintos.

Sigue leyendo ¿Qué es Hridaya Yoga?
Compartir
Publicado el

Dar y recibir

Dar y recibir

Podemos dar a los demás muchas cosas: tiempo, apoyo, ayuda, escucha, presencia.

Y también es importante saber recibir: aceptar y agradecer lo que se nos da.

La sabiduría popular afirma que en la vida recibimos aquello que damos, por lo tanto, si lo que estamos recibiendo no nos gusta, podemos empezar a revisar lo que damos.

¿Cómo te sientes cuándo das incondicionalmente? ¿Y cuándo eres crítico?

Sigue leyendo Dar y recibir
Compartir
Publicado el

LAO TSE • Fundamentos

Fundamentos - Lao Tse

El confuscianismo y el taoísmo se remontan a Lao Tse, un pensador venerado durante el siglo VI a.

¿Qué representas?  

Si tuviera que pensar en tres palabras que capturarían sus principios rectores en la vida, ¿cuáles serían?

Honestidad . . Integridad . . . Aventura . . . Familia . . . Dedicación . . . Liderazgo . . .

En el  Tao Te King , Lao Tse, recordó a sus seguidores:

Solo tengo tres cosas que enseñar:
Simplicidad, Paciencia, Compasión
Estos tres son tus mayores tesoros
Simple en acciones y pensamientos
Te devuelve a la fuente del ser…

Vivimos en un mundo ruidoso . Cada día trae otro asalto a tus sentidos; atrayendo tu atención en un millón de direcciones diferentes. Otras voces pueden ahogar rápidamente tu propia voz.

Tomar una respiración profunda. Inhalar. Exhalar.

Vuelve a tus tres palabras; de vuelta a tus fundamentos; de vuelta a tus principios fundamentales. Antes de tomar cualquier decisión, recuerda lo que es realmente importante para ti. Entonces, pasar al paso dos de lo que sea que esté frente a ti no es tan difícil.

Fuente: The utopian life

Compartir
Publicado el

12 consejos para fortalecer su sentido de gratitud

12 consejos para fortalecer su sentido de gratitud

Su felicidad podría ser de gran ayuda, así que comprométase a cultivar una actitud de gratitud. No solo aumenta su satisfacción con la vida, sino que también es el mejor precursor de buenas relaciones afectivas; además, beneficia tanto a la salud mental como a la física.

La gratitud implica afirmar las cosas buenas que hay en su vida y reconocer de dónde se originaron. Se trata de entender que la vida no le debe nada, y que las cosas buenas en su vida son regalos que no se pueden dar por sentado.

Una investigación demuestra que la gratitud, la depresión, la paz mental y la cavilación están interrelacionadas, y que la gratitud contrarresta la depresión al mejorar la paz mental y reducir el pensamiento rumiante.

Cuando comience a ver todo como un regalo, en vez de una consecuencia (para bien o para mal), su sentido de gratitud comenzará a aumentar. Otra forma de practicar la gratitud cuando la vida lo deja intranquilo es identificar y expresar gratitud por cosas que parecen ser “inútiles” o insignificantes.

Hacer una lista de las cosas por las que está agradecido es bueno para su salud. Cada vez son más los estudios que han llegado a esa conclusión, los cuales demuestran una amplia gama de beneficios físicos.

Según Laurie Santos, psicóloga y docente de un curso sobre la ciencia del bienestar y la felicidad en la Universidad de Yale, enfocar los pensamientos hacia la gratitud se ha convertido en una tendencia creciente en los últimos años, y por una buena razón.

Sigue leyendo 12 consejos para fortalecer su sentido de gratitud
Compartir