Publicado el

Problemas para conciliar el sueño

Problemas para conciliar el sueño

Ana María tiene problemas para conciliar el sueño y recurre al servicio de MailTerapia para que le demos un consejo:

Hola Pablo:

Soy Ana María, 53 años y tengo una mala calidad de sueño desde los 30, más o menos. ¡Estoy cansada de tomar pastillas para dormir! A veces concilio el sueño, pero siento que no descanso. ¿Hay sustancias naturales que me puedan ayudar?

Ana María (La Rioja, Argentina)

Hola Ana María 😊

Por supuesto, hay sustancias naturales que son útiles en estos casos, aunque, te advierto, después de tantos años de dependencia farmacológica, es probable que tengas que tener un poco de paciencia hasta que den sus frutos plenamente; lo que deberías hacer es hablar con tu médico, explicarle con firmeza el cambio que quieres hacer y que te oriente con un protocolo para reducir y eliminar los psicofármacos. Las plantas medicinales facilitarán este proceso con mucha más seguridad.

Luego, al incorporar los activos naturales, ve valorando las pequeñas mejoras para saber que estás en el buen camino. ¡Ojo, con frecuencia los resultados son rápidos y espectaculares! No todos respondemos igual, pero a veces toman más tiempo.

Te recomendaré las plantas medicinales más utilizadas; las puedes incorporar en comprimidos, gotas o infusiones.

Valeriana y pasiflora

Estas son las más potentes cuando se trata de problemas para conciliar el sueño; mi opción preferida es un complemento nutricional conocido como NERVOCALM (Garden House) y que tiene pasiflora, tilo, valeriana, melisa y vitamina B1; lo consigues fácilmente en dietéticas. Puedes comenzar con un comprimido a última hora de la tarde y otro una hora antes de ir a dormir.

No solo dormirás, como ocurre con los psicofármacos (si es que logras siquiera eso), también descansarás y los procesos fisiológicos de desintoxicación y renovación orgánica asociados al buen dormir, empezarán a ocurrir con más eficiencia. ¡Esto hace una gran diferencia!

Manzanilla, tilo, melisa

Luego, a lo largo del día, puedes recurrir a estas plantas, pero en forma de infusión, esto te ayudará a ‘bajar un cambio’, a optimizar el funcionamiento de tu sistema nervioso, equilibrando tu energía y ayudando a que te sientas plenamente despierta. ¡Serena y lúcida! Ese es el objetivo.

Ahhh, si la prefieres dulce, agrégale unas hojas de estevia; empieza con poquitas hasta que encuentres el punto de dulzor que te agrade.

Ve experimentando con las hierbas solas y en diferentes combinaciones, tal vez notes que hay una forma que es más eficaz para ti. Las preparas a razón de una cucharada sopera por taza (sin contar la estevia) para la monohierba o las proporcionas si mezclas dos o tres; bebe al menos tres tazas frías o calientes al día.

Incorpora ejercicios de respiración

Los ejercicios de respiración también te ayudarán a serenarte, mejorar tus problemas para conciliar el sueño y mejorar la calidad del mismo; una opción, especialmente antes de dormir, puede ser inhalar durante 4 segundos, retener durante 6, y exhalar lentamente durante 8. Hasta que te duermas, esto oxigena, serena la mente, activa otras rutas neurológicas que ponen a punto nuestras facultades cognitivas y favorece la inducción de un descanso delicioso.

Palabras finales

Esto es un primer paso y puede ser suficiente; sin embargo, si al cabo de dos meses sientes que tus problemas para conciliar el sueño no mejoran todo lo que quisieras, puedes volver a consultarme para incorporar otros recursos.

También sería auspicioso que revises tu alimentación, esta es muy importante para evitar la irritación y deterioro que provocan la inflamación crónica y el estrés oxidativo descontrolado; de mis trabajos, puedes recurrir a ALIMENTACIÓN SALUDABLE BASADA EN VEGETALES (Ediciones Lea).

¡Qué estés bien!

Pablo de la Iglesia

Esta respuesta es cortesía de Ana María (Argentina),
a través del servicio de MailTerapia.

Compartir
Publicado el

Propósitos, metas y estándares personales

Descubre la importancia de establecer propósitos claros, fijar metas específicas y mantener estándares personales elevados para alcanzar la realización personal. Navega la vida con propósito, abraza metas tangibles y eleva la barra de la excelencia en este viaje hacia una vida significativa y satisfactoria.

En el fascinante viaje de la existencia, la tríada de propósitos, metas y estándares personales emerge como un timón vital que orienta nuestra travesía y da forma a nuestro destino; a continuación, vamos a explorar en detalle la importancia de establecer propósitos claros, fijar metas específicas y mantener estándares personales elevados, entendiendo cómo esta combinación tridimensional impulsa una vida plena y satisfactoria.

Propósitos personales: la esencia de la existencia

Los propósitos son las intenciones o el sentido más profundo de nuestras acciones y metas; son el por qué detrás de lo que hacemos; los propósitos pueden ser amplios o específicos, y se relacionan con nuestra motivación y nuestra visión de la vida.

 Los propósitos nos brindan una sensación de significado y nos ayudan a encontrar sentido en nuestras vidas; tener un propósito claro nos da una brújula interna que nos guía en la toma de decisiones y nos ayuda a mantenernos enfocados en lo que realmente importa.

1. Orientación profunda: los propósitos personales actúan como brújulas internas, proporcionando una dirección clara en medio de la travesía de la vida; establecer propósitos nos invita a reflexionar sobre nuestras aspiraciones fundamentales, dando forma a quiénes somos y delineando nuestro camino en el mundo.

2. Motivación sostenida: al identificar y abrazar nuestros propósitos, creamos un motor interno de motivación; enfrentar desafíos se convierte en una oportunidad para recordar la conexión intrínseca entre nuestras acciones diarias y la consecución de nuestros propósitos, brindando una fuente duradera de inspiración.

3. Logros significativos: la alineación con nuestros propósitos personales da como resultado logros significativos; cada paso, por pequeño que sea, se convierte en un hito que nos acerca a la realización de nuestros propósitos, generando una sensación profunda de logro y autenticidad.

Metas personales: hitos tangibles en el camino

Las metas son los resultados u objetivos que se desean alcanzar en un periodo de tiempo determinado, a través de la ejecución de determinadas acciones concretas; las metas pueden ser de corto, mediano o largo plazo, dependiendo del tiempo que se requiera para cumplirlas. Por ejemplo, una meta a corto plazo puede ser terminar un proyecto escolar, una meta a mediano plazo puede ser aprender un idioma extranjero, y una meta a largo plazo puede ser graduarse de la universidad.

Las metas se pueden diferenciar de los objetivos en que estos últimos son más específicos y directos, y se realizan para poder cumplir una meta determinada; por ejemplo, si la meta es aprender un idioma extranjero, los objetivos pueden ser inscribirse en un curso, estudiar una hora al día, practicar con hablantes nativos, etc.

Las metas y los objetivos son importantes porque nos ayudan a enfocar nuestra atención, motivarnos, organizar nuestro tiempo y recursos, y evaluar nuestro progreso; para que una meta sea efectiva, debe ser SMART, es decir, específica, medible, alcanzable, relevante y temporal.

Las metas y objetivos bien planteados nos aportan:

1. Especificidad y enfoque: las metas personales representan hitos específicos en el viaje hacia nuestros propósitos; establecer metas concretas y medibles proporciona un enfoque claro, permitiéndonos desglosar nuestros propósitos en pasos alcanzables.

2. Seguimiento del progreso: fijar metas nos brinda la capacidad de realizar un seguimiento de nuestro progreso; este proceso de evaluación constante no solo nos mantiene enfocados, sino que también nos brinda la oportunidad de ajustar nuestras acciones según sea necesario.

3. Celebración de logros intermedios: alcanzar metas intermedias se convierte en una razón para celebrar en el camino hacia la realización de nuestros propósitos; esta celebración nutre la motivación y refuerza la creencia en nuestra capacidad para alcanzar las metas finales.

Estándares personales: elevando la barra de la excelencia personal

Un estándar personal es una expectativa que una persona establece para sí misma y se esfuerza por cumplir; los estándares personales pueden referirse a cualquier aspecto de la vida, como la ética, la moral, el comportamiento, la apariencia, el rendimiento o el éxito.

Los estándares personales pueden ser positivos o negativos; los estándares positivos nos ayudan a ser mejores personas y a alcanzar nuestro potencial y los estándares negativos, por otro lado, pueden ser limitantes o incluso perjudiciales.

Los estándares personales se desarrollan a lo largo de la vida, a través de la influencia de los padres, la familia, los amigos, los maestros y la sociedad en general; también se pueden desarrollar a través de la experiencia personal y la reflexión.

Cuando establecemos estándares personales, es importante que sean realistas y alcanzables; si nuestros estándares son demasiado altos, podemos sentirnos frustrados y desmotivados y si nuestros estándares son demasiado bajos, no nos desafiaremos a nosotros mismos a crecer y mejorar.

Los estándares personales nos ayudan a vivir una vida más plena y satisfactoria; nos dan una dirección y nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos.

Aquí hay algunos ejemplos de estándares personales:

  • Ser honesto y sincero en todo momento.
  • Llegar a tiempo a las citas y compromisos.
  • Cuidar mi cuerpo y mi salud.
  • Ser un buen amigo y compañero.
  • Ser un estudiante o trabajador diligente.

Los estándares personales son una parte importante de nuestra identidad; nos ayudan a definir quiénes somos y lo que valoramos.

Sus notas destacadas son:

1. Autoestima: establecer estándares personales elevados refleja nuestro compromiso con la excelencia y la autovaloración; al mantener altas expectativas para nosotros mismos, cultivamos una autoestima saludable y demostramos que valoramos nuestro propio potencial.

2. Calidad en relaciones interpersonales: los estándares personales también impactan nuestras relaciones; al establecer límites saludables y mantener expectativas de respeto mutuo, contribuimos a relaciones más saludables y enriquecedoras.

3. Crecimiento continuo: elevando nuestros estándares, adoptamos una mentalidad de crecimiento constante; la búsqueda perpetua de mejorar y aprender nos permite adaptarnos a nuevas experiencias y desafíos, fomentando un desarrollo continuo.

Sinfonía de propósitos, metas y estándares: tejiendo una vida significativa

Cuando propósitos, metas y estándares personales están alineados, creamos una sinfonía interna; esta coherencia nos impulsa a vivir de acuerdo con lo que valoramos, fomentando una vida auténtica y significativa.

Aunque es fundamental tener propósitos y estándares, también es vital ser flexible; la capacidad de adaptarse a nuevas circunstancias sin perder de vista los objetivos fundamentales es clave para una navegación exitosa de la vida.

En el camino hacia la realización de propósitos, la consecución de metas y vivir según nuestros estándares, es crucial cultivar la gratitud por el proceso; reconocer y apreciar cada avance, independientemente de su tamaño, nos infunde con una energía positiva que impulsa nuestra resiliencia.

La combinación armoniosa de propósitos, metas y estándares personales forma la esencia de una vida satisfactoria; al abrazar estos elementos, construimos un cimiento sólido para el crecimiento personal y la realización continua. Recordemos que cada día nos ofrece la oportunidad de tejer una vida rica en significado y plenitud.

Pablo de la Iglesia

Compartir
Publicado el

¿Qué dicen las heces sobre nuestra salud?

¿Qué dicen las heces sobre nuestra salud?

Saber qué dicen las heces sobre nuestra salud es un recurso importante para evaluar permanentemente nuestra condición general.

La escala de Bristol

La escala de Bristol es un recurso práctico para que cada uno evalúe su materia fecal en la intimidad y obtenga valiosa información sobre su salud.

En la práctica clínica, puede resultar difícil evaluar las características de las heces de un paciente durante la historia clínica; a menudo, esto se debe a que los pacientes o sus cuidadores dudan en observar detenidamente cada deposición. Además, hablar de estos detalles puede provocar incomodidad en algunas personas, lo que dificulta aún más el proceso de evaluación.

La variabilidad natural en la forma y consistencia de las heces entre individuos es la norma; además, la presencia de diferentes diseños de inodoros puede dificultar la evaluación de sus características. La escala de Bristol es un sistema fácil y accesible para cuantificar la forma y consistencia de las heces, especialmente en relación con las molestias que el paciente pueda experimentar durante la defecación.

La recopilación de heces y su análisis en un laboratorio es impráctico en la clínica diaria, por lo que se busca un sistema de registro objetivo y sencillo que pueda ser completado directamente por cada uno y agilizar la recopilación de datos por parte del profesional de la salud.

La “escala de Bristol” es una herramienta desarrollada y validada en la Universidad de Bristol, que permite la descripción gráfica y descriptiva de siete tipos de heces según su forma y consistencia; esta escala ha demostrado correlaciones significativas con el tiempo de tránsito intestinal en varios estudios, lo que la hace útil en la práctica clínica, estudios epidemiológicos y ensayos clínicos.

Recientemente, se ha adaptado y validado la “escala de Bristol”, demostrando una buena concordancia entre la descripción transcrita de la forma de las heces y el dibujo correspondiente en la mayoría de los subtipos; sin embargo, se señalan algunas discordancias y sesgos en los resultados, lo que sugiere la necesidad de revisar y mejorar algunos aspectos de la escala para su aplicación en estudios sobre pacientes y la población general. En términos prácticos, esto implica que, cuando los datos no sean suficientes, es oportuno avanzar con análisis bioquímicos más específicos.

Tipos de heces según la escala de Bristol

Para saber que dicen las heces sobre nuestra salud, esta escala se desarrolló con fines de investigación, pero los médicos, nutricionistas y naturópatas la utilizan para ayudar a diagnosticar problemas como el estreñimiento; divide las muestras de heces en 7 categorías o tipos:

  • Tipo I: son las heces más duras y pequeñas que se presentan separadas; se pueden comparar con canicas o bolitas de conejo. ESTREÑIMIENTO IMPORTANTE.
  • Tipo II: son heces más grandes, grumosas y fragmentadas, a veces comparadas con una salchicha. ESTREÑIMIENTO LIGERO.
  • Tipo III: estas heces normales también tienen forma de salchicha o morcilla, pero con grietas en la superficie. NORMAL.
  • Tipo IV: son heces normales, blandas y lisas; son piezas grandes con forma de salchicha o serpiente y sin grietas. NORMAL.
  • Tipo V: son trozos de masa pastosa con bordes definidos. FALTA DE FIBRA.
  • Tipo VI: son heces blandas que todavía tienen cierta forma (imagina guacamole o helado suave). LIGERA DIARREA.
  • Tipo VII: es un líquido que toma completamente la forma de su recipiente. DIARREA.
art escala de bristol
Fuente: Wikipedia

Interpretación de la escala de Bristol

La interpretación de la tabla indica que los tipos 1 y 2 referencian el estreñimiento; los 3 y 4 son heces ideales, especialmente el 4, ya que son los más fáciles de defecar; la cinco indica falta de fibra; los tipos 6 y 7 son heces diarreicas.​

Dificultades para interpretar las heces

Cuando se trata de diferenciar entre lo que es normal y anormal (como entre el tipo II y el tipo III), suele pasar que aún los expertos tienden clasificar la misma muestra de manera diferente; esto significa que, aunque es fácil reconocer cuando una evacuación intestinal es extremadamente anormal (como el tipo I o tipo VII), incluso los expertos encuentran difícil determinar si una deposición es ligeramente anormal usando este sistema.

Esto no debe ser sobredimensionado, especialmente en el campo de la naturopatía, ya que ante la duda, podemos proponer cambios para mejorar el proceso digestivo y, de persistir la misma, recomendar que sea el médico el que indique un examen bioquímico más preciso para contar con más información.

Es común, también, que una persona tenga diferentes tipos de heces en momentos distintos; por ejemplo, en un estudio con mujeres que menstruaban, se observó que tenían más estreñimiento y diarrea durante la semana de sus períodos, y los números en la escala de formas de heces de Bristol también cambiaron más durante este tiempo.

La forma de las heces está relacionada con su movimiento a través del colon. Dado que el colon absorbe agua, cuanto más tiempo permanezcan las heces en él, más agua se absorbe, lo que las hace secas y difíciles de evacuar. Esto se refleja aproximadamente en los números de la escala de Bristol; es decir, las heces que se mueven más lentamente a través del colon son más propensas a salir como heces tipo I o tipo II. Además, la composición bacteriana del colon y las heces también cambia según la rapidez con la que se mueven a través del colon.

¿Es relevante el tamaño de nuestras deposiciones?

Observemos la escala de Bristol para comprender que las heces pequeñas pueden ser duras o suaves; ambas situaciones son comunes y comprenderlas es clave para mantener una buena salud digestiva.

Una cantidad reducida de heces, o heces del tipo I, pueden indicar una ingesta baja de fibra; la fibra, al ocupar espacio, atrae agua al colon y estimula el crecimiento bacteriano, contribuyendo a que las heces sean más grandes, suaves y fáciles de evacuar.

Las heces delgadas, similares a lápices, podrían ser una señal de advertencia de problemas graves como el cáncer de colon; sin embargo, es crucial tener en cuenta otros síntomas; las heces líquidas suelen ser el resultado de la diarrea o un exceso de líquido en el colon.

En casos de estreñimiento severo, puede ocurrir la impactación fecal, donde las heces se vuelven tan duras y grandes que se necesita asistencia médica para evacuarlas.

La cantidad de heces producidas varía entre poblaciones. Por ejemplo, las personas con dietas ricas en fibra, como los vegetarianos, tienden a producir mayores cantidades; en última instancia, entender estas señales puede ayudarnos a cuidar nuestra salud digestiva de manera efectiva.

El color de las heces

El color de las heces está determinado principalmente por la presencia de pigmentos biliares y otros componentes en el tracto digestivo; aquí hay algunos factores clave que influyen en el color de las heces:

  1. Bilirrubina: la bilirrubina es un pigmento amarillo producido durante la descomposición de los glóbulos rojos en el hígado; es excretada en la bilis y contribuye al color marrón característico de las heces normales.
  2. Presencia de sangre: si hay sangre en las heces, puede cambiar su color; la sangre roja brillante generalmente indica sangrado en el tracto gastrointestinal inferior, mientras que la sangre digerida puede hacer que las heces tengan un color negro alquitranado.
  3. Dieta y alimentos consumidos: algunos alimentos y colorantes alimentarios pueden afectar el color de las heces; por ejemplo, alimentos ricos en hierro pueden hacer que las heces se vean más oscuras, mientras que ciertos vegetales verdes pueden causar heces de color verde.
  4. Medicamentos y suplementos: algunos medicamentos y suplementos pueden influir en el color de las heces; por ejemplo, los suplementos de hierro pueden oscurecerlas, y los medicamentos con bismuto pueden hacer que las heces se vean negras.
  5. Condiciones médicas: en algunas condiciones médicas, como la enfermedad del hígado, la hepatitis, la cirrosis o la obstrucción biliar, el color de las heces puede alterarse.

Es importante destacar que las variaciones ocasionales en el color de las heces suelen ser normales y pueden estar relacionadas con la dieta; sin embargo, cambios persistentes en el color de las heces, especialmente si van acompañados de otros síntomas preocupantes, deben ser evaluados por un profesional de la salud para descartar posibles problemas médicos.

Los que flotan y los que se hunden

La flotación o hundimiento de las heces puede proporcionar algunas pistas sobre la salud digestiva, aunque no siempre indica un problema grave; aquí hay algunas razones comunes detrás de las heces que flotan o se hunden:

  1. Contenido de grasa: las heces que flotan a menudo pueden indicar un mayor contenido de grasa; esto puede deberse a la malabsorción de grasas, como ocurre en la enfermedad celíaca o en la intolerancia a la lactosa.
  2. Gases: la presencia de gases en las heces puede hacer que floten; esto puede ocurrir debido a la fermentación de alimentos en el colon, lo cual es normal; sin embargo, la presencia excesiva de gas puede estar relacionada con problemas dietéticos o intolerancias alimentarias.
  3. Absorción de agua: las heces que se hunden generalmente indican una mayor absorción de agua, lo que puede ser normal; sin embargo, la consistencia y el contenido de las heces también juegan un papel importante en esto.
  4. Contenido de fibra: una dieta rica en fibra puede hacer que las heces floten, ya que la fibra retiene agua; por otro lado, heces densas y compactas pueden hundirse.
  5. Problemas enzimáticos: problemas con la producción de enzimas pancreáticas, que son necesarias para la digestión de grasas, pueden resultar en heces con un alto contenido de grasa y, por lo tanto, más propensas a flotar.
  6. Infecciones intestinales: algunas infecciones intestinales o problemas de malabsorción pueden afectar la flotación de las heces.

Es importante señalar que, en muchos casos, la variación en la flotación de las heces puede ser normal y relacionada con la dieta; sin embargo, si hay cambios significativos y persistentes en la flotación de las heces, o si se acompañan de otros síntomas preocupantes como pérdida de peso no intencional, dolor abdominal o cambios en la frecuencia intestinal, se recomienda buscar atención médica para una evaluación adecuada.

¿Cuál es el tiempo del tránsito intestinal?

El tiempo de tránsito intestinal es otro de los factores para saber que dicen las heces sobre nuestra salud y se refiere a lo que tardan los alimentos en recorrer el sistema digestivo desde que son ingeridos hasta que son eliminados como heces; este tiempo puede variar considerablemente entre las personas y está influenciado por varios factores, como la dieta, la salud general y la actividad física.

A continuación, se proporciona una visión general del tiempo de tránsito intestinal:

  1. En promedio: El tiempo de tránsito intestinal promedio es de aproximadamente 24 a 72 horas desde la ingestión hasta la eliminación; esto puede variar dependiendo de la velocidad de digestión y otros factores individuales.
  2. Digestión y absorción: durante el proceso de digestión, los alimentos se descomponen y los nutrientes se absorben en el torrente sanguíneo a medida que atraviesan el estómago y los intestinos delgado y grueso; el tiempo que toma este proceso puede influir en el tiempo de tránsito.
  3. Fibra en la dieta: una dieta rica en fibra, proveniente de frutas, verduras y granos enteros, tiende a acelerar el tiempo de tránsito intestinal; la fibra ayuda a agregar volumen a las heces y a estimular los movimientos intestinales.
  4. Hidratación: la cantidad de agua que se consume también puede afectar el tiempo de tránsito intestinal; una hidratación adecuada puede ayudar a mantener las heces suaves y facilitar su movimiento a través del sistema digestivo.
  5. Actividad física: el ejercicio regular puede estimular el movimiento intestinal y ayudar en el proceso de eliminación; la falta de actividad física puede ralentizar el tránsito intestinal.
  6. Condiciones médicas: algunas condiciones médicas, como el síndrome del intestino irritable (SII), la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y otras enfermedades gastrointestinales, pueden afectar el tiempo de tránsito intestinal.
  7. Combinaciones alimentarias: cuanto más simple sea la combinación de nuestras comidas, más rápido podrán ser metabolizadas por nuestro sistema digestivo; por ejemplo, siguiendo las pautas de la escuela higienista, las frutas con el estómago vacío se digieren rápidamente, los carbohidratos y las proteínas son una “mala” combinación y tardan más, etc.

Es importante destacar que las variaciones en el tiempo de tránsito intestinal son normales y pueden no indicar problemas de salud, especialmente si no van acompañadas de síntomas preocupantes como dolor abdominal severo, cambios en el patrón intestinal o pérdida de peso no intencional.

¿Cuál es la frecuencia deseable para mover el intestino?

La frecuencia deseable para movimientos intestinales puede variar entre las personas y no hay una regla estricta que se aplique a todos; sin embargo, en términos generales, la medicina alopática considera que una frecuencia de una vez al día hasta tres veces por semana es normal y saludable para muchas personas.

Desde el punto de vista de la naturopatía, el movimiento intestinal debe ser diario y, realmente, mover el intestino solo tres veces a la semana, lo consideramos casi una herejía. ¡Demasiados desechos pudriéndose en nuestro interior!

Aquí hay algunos puntos a considerar:

  1. Variabilidad normal: la frecuencia de los movimientos intestinales puede variar de una persona a otra y sigue siendo considerada normal siempre que no haya cambios significativos en los patrones habituales; sin embargo, si estos son menos que uno al día, es recomendable promover los estímulos para buscar un aumento de los mismos.
  2. Estilo de vida y dieta: la dieta y el estilo de vida desempeñan un papel importante en la frecuencia de los movimientos intestinales; una dieta rica en fibra, frutas, verduras y suficiente agua generalmente favorece una función intestinal saludable.
  3. Patrones individuales: algunas personas tienen movimientos intestinales más frecuentes y regulares, mientras que otras pueden tener patrones menos frecuentes sin que esto indique un problema de salud; teniendo siempre en cuenta que los patrones naturopáticos no son tan laxos como los alopáticos. Ante una movilidad intestinal que supere las pausas de un día, podemos indagar en los factores que facilitan una mayor regularidad: ¿Ingiere fibra? ¿Toma suficiente agua? ¿Hace actividad física?
  4. Síntomas de preocupación: más allá de la frecuencia, es importante prestar atención a otros síntomas relacionados con la salud intestinal, como dolor abdominal, sangrado rectal, cambios en la consistencia de las heces, pérdida de peso no intencional o malestar persistente; estos pueden ser indicadores de posibles problemas que, si no responden rápidamente a un cambio saludable en el estilo de vida, requieren atención médica.
  5. Cambios repentinos: si se experimenta un cambio repentino en los patrones intestinales, ya sea una mayor frecuencia o una disminución significativa, nos debe llamar la atención y chequear nuestros hábitos.

Es fundamental recordar que la normalidad varía entre las personas, y lo más importante es conocer tu propio cuerpo y reconocer cualquier cambio inusual en tu salud intestinal.

¿Qué determina el olor de la materia fecal?

El olor de las heces es otro factor a interpretar para comprender qué dicen las heces sobre nuestra salud; el mismo está determinado por varios factores, y aunque puede ser desagradable, es una parte normal del proceso digestivo; algunos de los principales factores que contribuyen al olor de las heces incluyen:

  1. Bacterias en el intestino: la flora bacteriana en el intestino descompone los alimentos no absorbidos durante la digestión; durante este proceso, se producen compuestos químicos, algunos de los cuales tienen olores distintivos.
  2. Dieta: los alimentos pueden influir significativamente en el olor de las heces; por ejemplo, alimentos como ajo, cebolla, brócoli, coliflor y especias fuertes pueden dar lugar a olores más intensos.
  3. Descomposición de proteínas: la descomposición bacteriana de proteínas en el colon puede producir compuestos sulfurados, que tienen un olor característico y pueden contribuir al mal olor de las heces.
  4. Hidratación: la cantidad de agua en las heces también puede afectar su olor; las heces más secas tienden a tener un olor más fuerte.
  5. Condiciones médicas: algunas condiciones médicas, como infecciones gastrointestinales, enfermedad inflamatoria del intestino, intolerancias alimentarias o problemas de malabsorción, pueden alterar la composición de las heces y afectar su olor.
  6. Medicamentos: ciertos medicamentos pueden influir en el olor de las heces como un efecto secundario.

En términos generales el olor de la materia fecal se debe principalmente a la flora intestinal, que consta en bacterias que fermentan los alimentos de nuestra dieta; además, el olor de las heces puede ser influenciado por factores como la dieta, las alergias, los medicamentos y los síntomas gastrointestinales. Algunas causas de heces con mal olor incluyen consumo de antibióticos e infecciones, intolerancia a la lactosa, alergia a la leche, enfermedad celíaca, toma de medicamentos o suplementos, etc.

Una alimentación que enfatice los alimentos reales, frescos e integrales es la primera respuesta ante cualquier duda; la hidratación adecuada y la actividad física, también son aspectos a verificar antes de alarmarnos por cualquier cambio. La salud intestinal es muy importante para la construcción de un bienestar duradero.

Pablo de la Iglesia

Compartir
Publicado el

9 beneficios del romero

9 beneficios del romero

El romero (Rosmarinus officinalis) es una planta aromática que ha sido utilizada a lo largo de la historia por sus propiedades medicinales y culinarias; desde que existen registros escritos, ha sido ampliamente conocido por sus beneficios.

En las antiguas Grecia y Roma, se creía que el romero crecía sólo en los jardines de los justos y ofrecía protección contra los espíritus malignos.

Sigue leyendo 9 beneficios del romero
Compartir
Publicado el

Azúcar añadido: eliminarlo para salvar vidas

Azúcar añadido

Todavía hay sectores vinculados a la medicina que defienden el uso de azúcar añadido, en especial en los niños.

Con miles de reportajes financiados por la industria y avalados por reconocidos médicos, se legitima la idea que los niños o los deportistas, al requerir más combustible o energía, necesitan reponer azúcar.

Esta es una verdad a medias y distorsiva, cuyo propósito es poner en la misma bolsa los carbohidratos complejos, las frutas y los granos integrales, con el azúcar refinado o, incluso, las harinas refinadas.

La manipulación, que ha dado sus frutos económicos a costa de la salud, consiste en asimilar el valor de la glucosa como combustible, con el del azúcar añadido; el omnipresente azúcar de mesa común o sacarosa, así como las harinas refinadas no tienen nada que aportarle a nuestra calidad de vida.

Sin embargo, cada vez son más personas informadas que están dejando las fuentes de energía de mala calidad, como el azúcar y las harinas refinadas y optando por frutas, vegetales y granos integrales como fuente de suministro de la glucosa, que es el combustible que utiliza nuestro cuerpo con más facilidad.

La trampa de los ultraprocesados

No es ningún secreto que comer o beber alimentos procesados con demasiada azúcar añadido es una elección poco saludable, sin embargo todavía hay gente que cree que el azúcar es un elemento esencial en la dieta. En especial, insisto, algunos padres que remarcan su importancia para que sus hijos tengan buenos niveles de energía.

Esto, definitivamente no es así y digámoslo claro: en el mejor de los casos es conveniente eliminar el azúcar de la dieta o, eventualmente, reducir su consumo a pequeñas cantidades y optando por sus fuentes más fisiológicas como la miel o el azúcar integral.

Los alimentos y bebidas cargados de azúcar añadido, especialmente los refrescos o gaseosas, se han relacionado con algunas de las enfermedades que más muertes causan en el mundo, tales como obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas o cáncer. Estas son algunas de las enfermedades potencialmente mortales que pueden atribuirse en gran medida al azúcar.

Consecuencias del azúcar añadido

Observemos estos datos para la población de EE. UU.:

→ Más de dos de cada cinco adultos estadounidenses son obesos.

→ El 10,5% de la población es diabética.

El 34,5% de los adultos tienen prediabetes.

→ Casi la mitad ya padece una enfermedad cardiovascular.

Y esto sin contar el daño que nos hace padecer candidiasis, parasitosis, inflamación crónica de bajo grado, falta de energía y un largo etc.

Los pequeños cambios cuentan y suman

Todas estas condiciones pueden prevenirse en gran medida si optamos por un estilo de vida saludable en el que se enfatice la eliminación del azúcar añadido para obtener el combustible de sus fuentes naturales sin procesar.

Del mismo modo, una vez que se padecen estas enfermedades, todas pueden mejorar o mitigarse con más eficacia si adherimos a un estilo de vida saludable libre de azúcar añadido.

Menos azúcar añadido, más vida

El equipo de investigadores creó un modelo de vanguardia que simuló y cuantificó el impacto que puede tener la reducción de la ingesta de azúcar en la salud y la economía.

Su modelo mostró inequívocamente que si todos elimináramos simplemente el 40% del azúcar de los refrescos que bebemos y un 20% de otros alimentos procesados, en nuestro ciclo vital se podría prevenir solamente en Estados Unidos:

750.000 casos de diabetes.

2,48 millones de eventos de enfermedades cardiovasculares, incluidos accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos y paros cardíacos.

490.000 muertes cardiovasculares.

Beneficios económicos

En relación a la economía, los investigadores estimaron que en solo 10 años de consumir menos azúcar, puede esperarse un ahorro de más de 4.000 millones de dólares en costos de atención médica y de  más de 118.000 millones a lo largo de nuestras vidas.

Un dato de interés es que educar a la población para reducir el consumo de azúcar puede ayudar a reducir  disparidades,  ya que los mayores beneficios se estiman entre los adultos negros e hispanos, y los estadounidenses con ingresos más bajos y menos educación; estas son las poblaciones que consumen más azúcar, la cual daña aún más su salud y su economía.

¿Cómo reducir el consumo de azúcar?

Para quien lleva una alimentación saludable basada en alimentos reales y comida hecha en casa, es tan simple como tener un control del azúcar añadido en todas nuestras comidas, procurando reducirlo y optando por sus mejores fuentes.

También podemos eliminarlo completamente, en especial si tenemos problemas de peso, diabetes, cáncer o trastornos cardiovasculares.

Quienes todavía llevan una alimentación basada en reclamos comerciales y abundante en ultraprocesados, deberían ser los más interesados en cambiar su alimentación hacia un enfoque natural y fisiológico.

Estrategia básica

Como estrategia de mínima, y fundamentalmente por contemplación hacia los intereses de la industria alimentaria, los investigadores recomiendan:

Evitar los refrescos: únicamente con esto ya se reduciría un 40% del consumo de azúcar añadido. Si realmente nos preocupa nuestra salud, idealmente los cambiaremos por agua, jugos vegetales o infusiones, en lugar de refrescos de dieta o bebidas industrializadas.

Optar por la comida casera: los alimentos procesados llevan altos niveles de azúcar, sal, harinas refinadas glutamato, colorantes, conservantes y otros aditivos que no aportan nada y suelen dañar la salud.

Leer las etiquetas: idealmente deberíamos reducir o eliminar el consumo de alimentos con etiquetas y optar por alimentos integrales; eventualmente compraremos algunos alimentos envasados con uno o muy pocos ingredientes, pero es importante leer la etiqueta aún en estos casos porque suelen tener azúcar añadido como conservante o saborizante.

Adquirir nuevos hábitos: podemos optar por endulzar con hojas o infusión de estevia; las frutas o los dátiles pueden funcionar muy bien para este propósito.

Un paso a la vez

Si aún no hemos comenzado nuestra transición hacia un estilo de vida saludable, estos pasos simples pueden resultar abrumadores. Lo importante es comenzar a andar desde donde estamos y dar un paso a la vez; algunos lo harán más lentamente y otros más rápidamente, siempre se trata de ir en la dirección adecuada y no detenerse.

Puedes ver un resumen del contenido en vídeo: https://bit.ly/3BI3y0s

Amplía la información con la lectura de ¿Qué es el azúcar añadido?

Y para ir un paso más allá, también puedes leer En busca de los carbohidratos saludables.

Pablo de la Iglesia

Bibliografía

Informe Nacional de Estadísticas de la Diabetes (2020). Centro para el control y la prevención de las enfermedades.
Reducing sugar in packaged foods can prevent disease in millions (2021). Eureka Alert.
Schmedthorst, Adria. Shocking number of lives could be saved by giving up this one thing. Easy Healthy Options.

Compartir
Publicado el

Astaxantina: efectos protectores en la piel

a astaxantina es un poderoso antioxidante carotenoide que se encuentra en ciertos tipos de microalgas, salmón, trucha y crustáceos. Se ha asociado con varios beneficios para la salud.

La astaxantina es un potente antioxidante natural que va cobrando importancia y visibilidad en el campo de la nutrición ortomolecular; ha surgido mucha investigación que revela crecientes beneficios de este pigmento natural.

Indicaciones generales

Brinda valiosos beneficios cardiorrespiratorios de gran interés para los deportistas. Un estudio publicado en 2007 por la revista especializada Medicine & Science in Sports & Exercise bajo el título “Effect of Astaxanthin Supplementation on Cardiorespiratory Function in Runners”, sumó pruebas científicas sobre los beneficios de la astaxantina para mejorar la resistencia, reducir la fatiga y acelerar la recuperación después del ejercicio, posiblemente debido a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

También es beneficiosa para la salud ocular; su capacidad para cruzar la barrera hematoencefálica y la barrera retiniana la hace potencialmente útil para proteger los ojos contra el daño oxidativo y reducir el riesgo de enfermedades oculares relacionadas con la edad.

Por supuesto, por su capacidad para neutralizar los radicales libres, contribuye a proteger las células y los tejidos del daño oxidativo, lo que contribuye a la salud general y a la prevención de diversas enfermedades.

Algunas investigaciones sugieren que la astaxantina puede tener efectos positivos en la salud cardiovascular al mejorar los perfiles lipídicos, reducir la oxidación del colesterol y promover la salud de los vasos sanguíneos.

Protección adicional de la piel

La astaxantina puede ayudar a mejorar la salud de la piel al reducir los efectos del envejecimiento cutáneo causados por la exposición al sol y otros factores ambientales; también se ha asociado con la mejora de la hidratación y la elasticidad de la piel.

Probablemente sus efectos protectores contra el envejecimiento cutáneo sean uno de los puntos más fuertes de este micronutriente. Un estudio japonés del 2017 titulado “Protective effects of astaxanthin on skin deterioration”, confirmó su eficacia para combatir los efectos de los rayos ultravioleta que envejecen y dañan la piel cuando no es correctamente expuesta.

Cuando la piel se ve expuesta a los rayos ultravioletas (UV) se secretan metaloproteinasas de matriz, unas enzimas que provocan una degradación del colágeno y de las fibras elásticas de la piel; también se generan radicales libres y citocinas inflamatorias. Esto se traduce en la aparición de signos de envejecimiento cutáneo.

La buena noticia es que la astaxantina presenta un alto poder antioxidante tanto para combatir los radicales libres como actividad antiinflamatoria para combatir las citocinas inflamatorias.

Los investigadores japoneses realizaron ensayos in vitro en unos queratinocitos y unos fibroblastos humanos y hallaron que la astaxantina era capaz de suprimir la secreción de citocinas inflamatorias y de metaloproteinasas de matriz ante la exposición a los rayos UVB.

Más tarde, para confirmar los resultados en humanos, realizaron un estudio in vivo con 65 mujeres sanas, divididas en tres grupos:

– un primer grupo, considerado como el grupo de control, que recibió un placebo;

– un segundo grupo que recibió complementos de astaxantina a razón de 6 mg al día;

– un tercer grupo que recibió astaxantina a razón de 12 mg al día.

A los cuatro meses compararon los tres grupos teniendo en cuenta la aparición de arrugas, la hidratación de la piel y los niveles de ciertas citocinas inflamatorias; de forma inversa a lo que ocurrió en el grupo de control, la piel de las mujeres que recibieron complementos de astaxantina no mostró rastros de haber sido afectada por la exposición a los rayos UV.

Y digamos que estos resultados no son simplemente como los de otros antioxidantes que actúan sobre la piel, sino que su potencia antioxidante tiene la capacidad de eliminación de Especies Reactivas de Oxígeno (ROS, en inglés) 6.000 veces la de la vitamina C, 800 veces la de la coenzima Q10, 550 veces la de la vitamina E, 200 veces la de los polifenoles, 150 veces la de las antocianinas y 75 veces la del ácido α-lipoico.

Indicaciones de la astaxantina en la psoriasis

Dicho lo anterior, está claro que su capacidad para proteger a la piel es un aspecto positivo que vuelve deseable su ingesta en casos de psoriasis, escleroderma u otros problemas de piel.

Al respecto, la dermatóloga Elena Martínez, de la Clínica Pilar de Frutos (Madrid), afirma:

“Está comprobado su efecto protector y antiinflamatorio, por lo que podría estar justificado como complemento a los tratamientos médicos y la dieta en patologías en las que la inflamación ocupa un papel principal, como la psoriasis o la rosácea”

Fuentes alimentarias

La astaxantina es un pigmento carotenoide que se encuentra en algunas algas, plantas, y especialmente en ciertos tipos de microorganismos marinos y crustáceos.

Los salmones y las truchas son conocidos por su alto contenido de astaxantina, que obtienen de su dieta, la cual incluye microorganismos que producen este pigmento.

Los crustáceos, como camarones y langostinos, acumulan astaxantina a través de su alimentación y son una fuente natural del pigmento.

El krill, que es una especie de pequeños crustáceos marinos, es otra fuente de astaxantina; el aceite de krill es un suplemento alimenticio que a menudo se toma por su contenido en astaxantina. Para las personas con enfermedades autoinmunes como la psoriasis o la escleroderma, ya que además aporta Omega 3 de fácil asimilación.

La astaxantina se produce principalmente en ciertas algas, y luego se transfiere a través de la cadena alimentaria cuando organismos las consumen estas algas. Algunas de las algas que contienen astaxantina incluyen:

Haematococcus pluvialis: esta es una de las fuentes más importantes de astaxantina, que se acumula en altas concentraciones el alga experimenta condiciones de estrés, como la falta de agua o la exposición a la luz solar intensa.

Chlorella: otra alga verde que puede producir astaxantina en ciertas condiciones; se utiliza habitualmente como complemento nutricional por sus numerosos beneficios.

Estas algas son la base de la cadena alimentaria para muchos organismos marinos, como camarones, cangrejos y peces, que consumen estas algas y acumulan astaxantina en sus tejidos.

Además de los alimentos mencionados, algunos productos de origen animal que se alimentan de fuentes ricas en astaxantina, como huevos de gallinas que consumen dietas enriquecidas con astaxantina, pueden contener pequeñas cantidades de este carotenoide.

Complementos nutricionales

Es importante destacar que, para obtener astaxantina de forma más concentrada, algunas personas optan por suplementos dietéticos de astaxantina derivados de microalgas o de aceite de krill como los mencionados antes; también se puede optar por alguna variedad de complemento concentrado.

Algunos han observado que la estrategia óptima es combinar suplementos orales y una aplicación tópica diaria; en forma externa, cualquier tipo de piel se beneficia con la aplicación de astaxantina; por supuesto, es especialmente beneficiosa en las pieles más claras y vulnerables a los efectos negativos de la exposición al sol.

Pablo de la Iglesia

Compartir
Publicado el

Beneficios antiparasitarios de la cebolla

Beneficios antiparasitarios de la cebolla

Los beneficios antiparasitarios de la cebolla son uno de los aspectos destacados en su repertorio de propiedades medicinales; además, tiene propiedades antivirales, antifúngicas, antibacterianas, antiinflamatorias, anticancerígenas, hipoglucemiantes y antioxidantes.

La cebolla es un alimento ideal para eliminar parásitos, hongos y reducir el estreñimiento, ya que contribuye a la salud digestiva y a la desintoxicación del organismo; aunque tanto la cebolla blanca como la morada tienen propiedades y cualidades nutricionales similares, la morada parece ser algo más potente como antiparasitario e inmunoestimulante.

La cultura popular ha reconocido los beneficios antiparasitarios de la cebolla desde hace miles de años y la ciencia ha constatado muchas de sus virtudes; en cualquier caso, por esta y por muchas otras razones, se trata de un alimento para incluir a diario en nuestra alimentación, para darle consistencia a una estrategia que mantenga a raya a todo tipo de parásitos.

Un estudio reciente respalda las propiedades de la cebolla, al observar que su uso combinado con fármacos tripanocidas o leishmanicidas, aumentan la actividad antiparasitaria del tratamiento. De hecho, sus propiedades antiparasitarias también fueron respaldadas por una reciente investigación publicada en los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) bajo el título “Anti-Parasitic Activities of Allium sativum and Allium cepa against Trypanosoma b. brucei and Leishmania tarentolae”; la investigación señala los efectos antiparasitarios del ajo y la cebolla contra Trypanosoma b. brucei y Leishmania tarentolae.

Los resultados muestran que los extractos de ajo y cebolla tienen una fuerte actividad contra estos parásitos, aunque el ajo, según las condiciones de este estudio, es casi cinco veces más potente contra los tripanosomas que la cebolla; se cree que los compuestos de azufre producidos en la vía de la alinasa después de que se dañe el tejido del ajo y la cebolla (como cortarlos o picarlos para favorecer esa transformación en aliina en alicina por intermediación de la enzima alinasa), son los responsables de la actividad antiparasitaria.

Otras investigaciones observaron que la cebolla y el ajo tienen propiedades antibacterianas y antifúngicas, y que pueden ayudar a eliminar los parásitos intestinales en el marco de cualquier estrategia que se aborde; por supuesto, su uso preventivo siempre es bienvenido y para ello solo debemos incorporarlos consistentemente en nuestras comidas.

La cebolla morada tiene el plus de ser uno de los alimentos más ricos en quercetina, un flavonoide con valor antioxidante natural que se encuentra en una amplia variedad de plantas, frutas y vegetales; la quercetina se encuentra en alimentos como manzanas, uvas, bayas, té verde y cítricos, así como en algunas hierbas y plantas medicinales, siendo la cebolla, en especial la morada, una de sus más abundantes fuentes.

La quercetina tiene varios beneficios para la salud, entre los que se incluyen acción antioxidante, propiedades antiinflamatorias, efecto antiviral, apoyo cardiovascular y acción antiparasitaria científicamente probada.

A diferencia de los fármacos, que solo tienen una actividad puntual y una variedad de efectos secundarios indeseables, los beneficios antiparasitarios de la cebolla , el ajo y otros alimentos, suman virtudes a su amplio catálogo de beneficios; en el caso de la cebolla, señalamos su capacidad para mejorar la circulación, estimular las defensas, combatir el acné o desintoxicar el organismo.

Mi recomendación es incorporar la cebolla de forma cotidiana a nuestra alimentación saludable; al igual que con el ajo, se recomienda cortarla o picarla y dejar que la alinasa actúe unos minutos antes de comerla o cocinarla a fuego bajo.

De hecho, algunos principios activos estarán más biodisponibles en crudo y otros, como la quercetina, cocidos; por tal motivo, consumirla de las dos maneras, aportará valor antiparasitario.

Recetas para aprovechar los beneficios antiparasitarios de la cebolla

A continuación, compartimos algunas recetas que nos ayudarán a combatir los parásitos si las incorporamos a la estrategia cotidiana y somos consistentes en su aplicación; tengamos presente que no es necesario tener parásitos para incorporar alimentos saludables con propiedades específicas a nuestras comidas.

Ensalada de cebolla, ajo, tomate, aguacate y semillas de calabaza

Ingredientes:

  • 1 cebolla morada.
  • 1 aguacate o palta.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 tomate.
  • 1 cucharada de semillas de calabaza.

Preparación:

Lavar la cebolla y picarla en trozos pequeños. Abrir el aguacate y cortarlo según nuestro gusto. Picar los dientes de ajo. Cortar el tomate. Mezclar todos los ingredientes, incorporando también las semillas de zapallo y condimentar con aceite de coco virgen extra, jugo de limón y sal del Himalaya.

Jugo de cebolla y pepino

Ingredientes:

  • 1 cebollas morada.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 pepino.
  • Agua, cantidad necesaria para completar un vaso.

Preparación:

Picar las cebollas y el ajo.

Luego, ponerlos en un recipiente que contenga suficiente agua como para cubrirlos en su totalidad y dejar reposar durante toda la noche.

Por la mañana, en ayunas, tomar el agua de maceración de la cebolla y el ajo; repitiendo durante una semana.

Con el ajo y la cebolla restantes, podemos preparar un batido agregando un pepino, una cucharadita de aceite de coco virgen extra, una pizca de sal y otra de jengibre; lo podemos tomar inmediatamente para mejores efectos o guardarlo en el refrigerador para más tarde.

¡Ten presente que se trata de un alimento! Para aprovechar los beneficios antiparasitarios de la cebolla, no necesitamos tener una receta médica y podemos ingerirla normalmente como lo ha hecho la gente desde siempre; también, convengamos que no necesitamos tener parásitos o un diagnóstico de parasitosis para utilizar alimentos con fines preventivos.

Pablo de la Iglesia

Compartir
Publicado el

Alimentación para mejorar la función cognitiva

Alimentación para mejorar la función cognitiva

La nutrición adecuada puede tener un impacto positivo en la función cognitiva; de la misma forma, una alimentación inadecuada, impactará negativamente.

Memoria y Aprendizaje

Los antioxidantes como los flavonoides y las antocianinas, presentes en frutas y verduras, han demostrado mejorar la memoria y la función cerebral.

Los ácidos grasos Omega 3, especialmente el DHA, son esenciales para la formación y el mantenimiento de las conexiones sinápticas, lo que mejora la memoria y el aprendizaje.

Sigue leyendo Alimentación para mejorar la función cognitiva
Compartir
Publicado el

Ácidos grasos Omega 3 en la salud cerebral

Los AGES Omega 3 en la salud cerebral

En particular el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA), son ácidos grasos Omega 3 claves en la salud cerebral; son tipos de grasas poliinsaturadas que se consideran “casi” esenciales para la salud humana, esto es así porque el cuerpo humano no puede sintetizarlos en cantidades adecuadas o lo hace con mucha dificultad y, por lo tanto, deben obtenerse a través de la dieta.

Estos ácidos grasos son componentes críticos de las membranas celulares cerebrales y desempeñan un papel esencial en el funcionamiento normal del cerebro.

Sigue leyendo Ácidos grasos Omega 3 en la salud cerebral
Compartir
Publicado el

Beber agua correctamente

Cómo beber agua correctamente, incluyendo el cuanto y el como, es una pregunta que se repite; no hay una respuesta definitiva pero procuraré brindar una orientación útil.

Cómo beber agua correctamente, incluyendo el cuanto y el como, es una pregunta que se repite; no hay una respuesta definitiva pero procuraré brindar una orientación útil.

Naturalmente, cualquier consejo que podamos dar se aproxima a la satisfacción de unas necesidades básicas y desde una perspectiva generalizadora; pretendo orientar al lector brindando un esquema sobre como beber agua correctamente asegurando requisitos mínimos de la necesidad de líquido.

Sigue leyendo Beber agua correctamente
Compartir